Los Yoes Globales y las partes de nosotros que participan en la cocreación de los procesos mundiales de la humanidad

Ahora que hemos hablado del SER de la humanidad, y de cómo aglutina las realidades individuales a partir de la proyección de cada uno, para formar la realidad global y común para todos, entremos a ver qué parte, individual, de nuestra psique, es la que tiene la capacidad para comunicarse con el SER de la humanidad y participar, conscientemente (pero en otro nivel inferior de la psique del que no participa la personalidad) en la creación de los eventos globales que vemos manifestados en el mundo, en los diferentes niveles de realidad en los que estos coexisten.

A esta parte de la psique la vamos a llamar los «yoes globales«, porque, literalmente, son partes autoconscientes de nosotros mismos ubicados en el nivel más profundo de programación de las esferas mentales y de la esfera de consciencia, y que actúan de forma autónoma respecto a las acciones del día a día de lo que la personalidad consciente rige, y las partes subconscientes y sus yoes emiten y proyectan como nuestro mundo particular.

Por lo tanto, la pregunta que quizás nunca nos hemos hecho y que si la hacemos puede llevar a diferentes reacciones mentales y emocionales es: ¿Por qué he creado y participado yo en la creación de tal o cual evento?

Haced la prueba y coged un evento global en el que, aparentemente no tengáis ninguna relación de ninguna de las maneras. Por ejemplo, ¿Por qué he creado yo tal guerra o conflicto? ¿Por qué he creado tal crisis o tal ataque o tal problema o lo que sea?

En general, la primera respuesta mental de los yoes superficiales de nivel 1 y 2 está relacionada con que fueron «otros», REC y SC entre ellos, más las personas que directamente pudieron participar en «eso» los que fueron los responsables de tal evento.

Pero seguid insistiendo, preguntad de nuevo a vuestros niveles internos, ¿Por qué cree yo tal evento? Imaginad qué vosotros tenéis el poder de la Fuente en vosotros, pues si el universo lo asociamos a un holograma, y sabéis que cuando rompemos un holograma cada parte contiene el holograma completo, entonces el universo completo sois vosotros (y, para ser más correctos, la Fuente y toda la Creación), pero codificado a tantos niveles de profundidad que, realmente, no somos conscientes en el día a día de que, realmente, todo el universo (acotando) soy yo/ está en mí /ha nacido de mi / lo he creado yo.

Si no queremos ir tan lejos, porque nos cueste asumirlo (y porque los yoes y topes mentales no puedan aceptar esa posibilidad), entonces simplemente aceptemos que todo lo que pasa en la Tierra también pasa en ti, y que la Tierra, en su totalidad, sólo es algo que tu proyectas, incluidos al resto de seres vivos que existen, que pueden o no existir por sí mismos independientemente de ti, porque, realmente, no tienes forma de saber si esas personas, animales o plantas existen cuando tu dejas de existir, o si simplemente existen mientras tu existes también, y luego desaparecen, ya que, si desapareces tu, entonces dejas de proyectar la realidad, y entonces todo lo que la realidad contiene también desaparece.

Como es lógico, posiblemente esto nos lleva a confusión, porque entonces cabe la posibilidad de que nada exista independientemente de mí, lo cual, hasta cierto punto es verdad, y que cada persona que hay en tu vida y cada elemento de tu mundo en realidad sólo son proyecciones de ti, que eres quien contiene la totalidad de la existencia de este planeta en tu interior, y la proyectas como consideras oportuno o crees que es oportuno proyectar las cosas tal y como las vives, las percibes y crees que deben ser proyectadas.

Entonces, volviendo a la pregunta, ¿Por qué he creado yo tal evento? ¿Por qué he creado yo este sistema de vida en la Tierra? ¿Por qué he creado estas normas y reglas del juego? ¿Por qué he creado esta programación en la humanidad y no otra? ¿Por qué he creado yo a la humanidad así y no asá?

Si insistís e insistís y buscáis más y más profundamente hasta que llegue una respuesta desde muy dentro, entonces habréis conectado con vuestro «Yo Global«.

El Yo Global como enlace con el SER de la humanidad

Cuando el SER de la humanidad cohesiona y trata de darle sentido a la suma de todas las proyecciones de todos los seres humanos, sean estas proyecciones tuyas o sean independientes de ti, entonces, el SER de la humanidad, «habla» por ciertos canales mentales que poseemos con todos los «yoes globales» de todos los seres humanos que estamos enlazados a él (ya entraremos en este tema en otro momento, pues exige también mucha introspección interna para aceptar que, quizás, los demás no existen si yo no los creo, y quizás sea verdad o quizás no lo sea, desde algunos puntos de vista).

Y, de alguna forma, la conversación con el SER de la humanidad está en torno a qué elementos de todas las proyecciones humanas globales son las que han de tener prioridad a la hora de manifestarse en el plano físico. Para ello, el SER de la humanidad consulta a todos los yoes globales si debe darle prioridad al evento A o al evento B, si poner esto en este nivel de realidad o ponerlo en el otro, si hacer que algo afecte a una zona del planeta, a todo el globo o solo a una mínima parte, etc., etc.

Es un trabajo realmente complejo, porque requiere que todos nosotros estemos de acuerdo en cómo vamos a proyectar TODO lo que pasa en el planeta, y, como ya dijimos, aunque lo que emitimos está condicionado y manipulado por REC, SC, las jerarquías demiurgas, los medios de comunicación, la información distorsionada en los ICs, etc., etc., etc., estos sólo pueden intervenir en la parte de «crear el contenido de la realidad«, pero no pueden intervenir en la parte de «manifestar el contenido de la realidad«.

Así pues, con el contenido de la realidad individual generado por cada persona, todos los «yoes globales» se han de poner de acuerdo con el SER de la humanidad para dirimir, de todo ese contenido, qué se emite, cómo, cuándo, dónde, etc., etc.

Los yoes globales no pueden cambiar el contenido, su misión no es esa, pues la proyección de la realidad la realizan los programas de nivel 1 y 2 de las esferas mentales que ya vimos, usando el contenido del cuerpo mental, coloreado por las formas energéticas del cuerpo emocional, y con el conjunto de todos los datos que emitimos sobre cómo «es el mundo».

Así que, puesto que los Yoes Globales no tienen ninguna configuración que les permita alterar lo que nuestros yoes proyectivos están emitiendo, su función es la que ayudar al SER de la humanidad a decidir cómo se amalgama, y cómo se manifiesta, aquello que ha sido proyectado por otro nivel de nosotros mismos.

Una consulta “democrática”

Así que, literalmente, el SER de la humanidad nos pide «opinión» a cada ser humano (el SER de los robles conecta con la consciencia de los robles para hacer lo mismo, o el SER de asimoss hace lo mismo para generar la realidad común para asimoss, por ejemplo) para decidir qué realidad «global» es apropiada manifestar a partir del contenido conjunto de las proyecciones de todos los seres humanos.

Por lo tanto, para que el SER de la humanidad genere una guerra global como parte de los eventos que nos afectan a millones de seres humanos, todos los yoes globales han dado el visto bueno para ello, pero no porque los yoes globales quieran una guerra, sino porque, con el material que tienen, y las proyecciones que existen en los ICs y en el plano mental, y no teniendo funciones de alteración de lo que ya ha sido emitido, buscan amalgamar y darle forma lo mejor posible a esos escenarios, bélicos en este caso, y contribuyen y ayudan al SER de la humanidad a que, entonces, «eso» baje al plano etérico a través de las líneas temporales, y luego al plano físico, en cada nivel de realidad con unos ciertos parámetros y condicionantes, y asignando a cada «Yo global» un «código de impacto» que, básicamente, indica cómo ese evento va a repercutir en la realidad individual de la persona a la que el «Yo global» pertenece.

Es decir, digamos que estamos en 1914 y por mil motivos diferentes, la psique colectiva, REC, SC y los niveles de poder han decidido iniciar la primera guerra mundial. Muchos millones de seres humanos a través de múltiples canales ya tienen en sus cuerpos mentales contenido y escenarios bélicos de los que no son conscientes, y empiezan a emitirlos meses o años antes de que realmente algo así se materialice.

Cuando el SER de la humanidad empieza a recoger las proyecciones holocuánticas y holográficas de muchos millones de seres humanos, inicia el proceso de darle sentido para ver qué es lo que tanta gente está emitiendo (independientemente de cómo sea que les han hecho emitir eso o si lo emiten por propia voluntad y conscientes de ello). Una vez el SER de la humanidad es capaz de conformar diferentes escenarios que pueden manifestarse con esas proyecciones individuales, conecta con cada «Yo global» presente en cada ser humano, y nos presenta, a ese nivel tan profundo de la psique del que no somos conscientes, las diferentes alternativas que tenemos por delante en diferentes carriles temporales.

Y entonces va preguntando a cada Yo Global cuál de ellas es aceptable, preferible o necesaria para ver a cuál le otorga más peso en un carril, o si crea una versión de «eso» para la línea temporal 33 y otra versión más diluida y menos compleja para la línea 42, o si desde un nivel de realidad determinado ese evento ya no afectará a nadie que esté por encima de esa vibración, o si es mejor hacer esto o hacer lo otro, cuantas versiones de «eso» hay que crear simultáneamente y en cuantos niveles, etc., etc.

Claro, ¿Cómo sabe mi “yo global” si eso es “correcto”, si es mejor una cosa que otra, si es mejor una versión de algo que otra versión de ese algo, etc., etc.,? Digamos que el SER de la humanidad no nos pide «opinión» simplemente por las buenas, sino que nos manda un paquete de datos sobre las razones por las que tal evento puede ser necesario, o tal versión de tal evento puede compensar tal otro, o si hay algo pendiente que una versión de «eso» soluciona para la humanidad y otra versión lo deja a medias, o el impacto a largo plazo que «eso» tiene aquí o allá, etc.

Este paquete de datos el SER de la humanidad lo recibe del conjunto de todos los YS, que poseen su propio repositorio de información donde comparten los hechos acaecidos en la historia de la humanidad y el papel de cada persona, sus procesos pendientes, las octavas «kármicas» que aún no se han cerrado, las «cosas» que la humanidad tiene que sanar, completar, cerrar, armonizar, perdonar, o lo que sea. Pero, en este caso, los YS solo entregan información al SER de la humanidad del contexto, procesos, y mil otros parámetros, pero no tienen permiso para violar el libre albedrío de sus contrapartidas encarnadas y, por lo tanto, no le pueden decir al SER de la humanidad que manifieste este escenario o este otro, o ninguno, o ambos a la vez, por lo que ese proceso se deja en manos del yo global de cada persona.

Así, el «Yo global», sabiendo por ejemplo que tal evento (macro, de los que nos afectan a todos o a una gran parte de la humanidad) está relacionado con tal otro de hace 300 años, que luego afecta de tal forma a tal proceso evolutivo, que si se manifiesta así o asá genera tal o cual resultado, etc., etc., envía su «voto» al SER de la humanidad, y le dice, pues quiero que manifiestes esta crisis, esta guerra, esta situación, esta época de bienestar y bonanza, está paz entre estos dos pueblos o regiones, este conflicto entre estos dos otros, etc…,etc., porque, de acuerdo con el paquete «global» de datos que me has mandado, más el contenido de todas las proyecciones individuales de los seres humanos implicados (independientemente de que hayan sido manipuladas o no), más el resultado que se prevé de ello, etc., entonces creo que lo mejor es que manifestamos «tal» de «tal forma».

Y cada ser humano participa en ello, nadie se queda fuera, ningún voto es excluido y ninguna opinión tiene más peso que las demás. Y cuando todos hemos dado nuestra opinión (a un nivel del que ninguno de nosotros somos conscientes) entonces el SER de la humanidad pone en marcha los mecanismos necesarios para que, «eso» que se ha decidido por todos nosotros, se cohesione y tome más fuerza en el plano mental, se codifique adecuadamente en el plano etérico, y semanas, meses o años después lo veamos entonces manifestado en el plano físico.

Un mecanismo de coordinación de la realidad a nivel de especie

Estos yoes globales, son, pues, los coordinadores internos que cada uno de nosotros poseemos para ayudar al SER de nuestra especie a manifestar el mundo en el que vivimos. No hay interferencias en este nivel de la creación de la realidad común. Todo lo que estos años atrás hemos explicado sobre la manipulación de la psique humana y de las estructuras mentales por parte de REC y SC están destinados prácticamente hacia los niveles 1 y 2 de la psique, quizás algo más en algún otro nivel, pues como los yoes globales no pueden alterar el contenido, sino solo decidir sobre el mismo, entonces no es un proceso sobre el cual se intervenga para alterarlo o corromperlo.

Ahora bien, si no somos conscientes de lo que nuestros yoes globales hacen, ¿Cómo podemos impedirle que den el visto bueno a un escenario que, a priori, no queremos que suceda?

Sea un conflicto global, sea una crisis por aquí o por allá, sea A o B, la forma de ayudar al SER de la humanidad a que manifieste las cosas de forma diferente pasa porque nuestro yo global le dé una respuesta acorde a lo que nosotros, a nivel de personalidad, realmente quisiéramos que sucediera en el mundo.

Si yo creo que tal evento no debería estar pasando, necesito que mi yo global entienda que yo, a nivel de personalidad, considero que «eso» no quisiera verlo en el mundo en el que vivo. Así que tengo que abrir un canal con el yo global para que, cuando el SER de la humanidad nos pregunta si queremos manifestar eso, y de qué forma queremos hacerlo, entonces el yo global consulte a la personalidad antes de dar una respuesta (es un simple paquete de datos energético lo que el yo global envía al SER de la humanidad, a través de los hilos que conectan nuestro cuerpo mental con el IC global).

Para participar de esa consulta, lo único que hay que hacer es crear un canal, no existente aún es casi ningún ser humano, en el que, el YS conecte el yo global con la personalidad, con cualquiera de los yoes que tengamos al mando en cada momento, y que, cuando recibamos una petición del SER de la humanidad consultando sobre «algo», entonces la personalidad «sienta» que está siendo consultada, demos nuestra opinión al respecto (mentalmente, simplemente es un pensamiento de «esto yo preferiría que fuera así») y eso es lo que el yo global entregará al SER de la humanidad.

¿Qué problemas tiene este mecanismo?

El primer inconveniente que posiblemente salta a la hora de leer lo anterior es que, a nivel de personalidad, no tenemos ni idea de las repercusiones, efectos, causas y versiones de aquello por lo que estamos votando o dando una opinión, especialmente porque es algo que se está formando ahora, que aún no se ha manifestado, que está en proceso de ser cocreado y que aparecerá como parte de los sucesos que la humanidad verá suceder en el mundo de aquí a X tiempo. Así que, realmente, es un mecanismo muy potente para hacernos partícipes conscientes y responsables de crear el mundo en el que vivimos, y tratar de crear uno mejor, pero no tenemos los datos ni la capacidad para ello.

Por lo tanto, la solución pasa por pedirle al alma, a la supralma y al YS que actúen y sean ellos los que le den al Yo global una respuesta, si es que queremos dársela y si es que queremos cambiar este mecanismo. Puede a muchas personas ya les parezca bien que sea su propio yo global el que haga el trabajo que siempre ha hecho, y que hace eficazmente, y puede que a otras personas les interese más participar del mismo, bien conscientemente desde su personalidad, o bien pidiendo a nuestros niveles superiores, que no suelen intervenir en el proceso, que, a partir de ahora, lo hagan.

Por lo tanto, si deseamos que sea el YS, con la supralma y el alma las que evalúen que respuesta darle al SER de la humanidad, debemos crear este canal para que la petición que le llega al Yo global sea consultada primero con nuestros niveles superiores, estos evalúen y, entonces, den las instrucciones que el Yo global ha de entregar al SER de la humanidad.

¿Por qué un mecanismo tan complejo y enrevesado?

Porque es el mecanismo estándar de todas las razas conscientes, que asimoss literalmente copiaron de la forma en la que todas o casi todas las razas que son capaces de crear conscientemente la realidad en la que existen usan para ello, ya que les permite automatizar, por un lado, la proyección de lo que quieren emitir para el conjunto de cada especie, pero, por otro lado, antes de materializarlo se realiza una consulta a cada miembro de esa especie para asegurarse de que se va a manifestar lo que realmente se quiere manifestar.

La diferencia con la mayoría de las razas de nuestra galaxia, y de muchas otras que funcionan exactamente igual, es que este mecanismo en el ser humano se enterró en los niveles más profundos de la psique, donde la personalidad que rige el día a día no tiene acceso consciente, así que, digamos, es como ir en automático en ambos procesos, el de crear el mundo en el que vivimos y el de aprobar la creación del mundo en el que vivimos con el contenido de aquello que previamente ya hemos emitido.

Por lo tanto, como decimos, es un mecanismo estándar, que no tenemos del todo bajo nuestro control consciente, pero que podemos empezar a «corregir», pidiéndole al YS que se encargue de ello. Para hacerlo, si alguien lo considera oportuno o su YS se lo solicita, la petición sería tal que:

Solicito a mi Yo Superior y le doy permiso permanente para que genere una conexión consciente entre los llamados «yoes globales» de mi psique y los niveles conscientes de mi personalidad, y que toda petición que llegue desde el SER de la Humanidad hacia mis yoes globales sea previamente remitida hacia mi personalidad y luego hacia mis niveles superiores, tanto a nivel álmico, suprálmico, de espíritu y de Yo Superior. Solicito que sean mis niveles superiores los que evalúen las peticiones que lleguen del SER de la humanidad y que respondan acorde al bien mayor de aquellos que estamos implicados en lo que se haya solicitado, por consultas entre Yo Superiores y con los niveles logóicos que coordinan los procesos evolutivos en la Tierra y para la humanidad. Gracias.

Que esto tenga mayor o menor impacto en el mundo a partir de ahora es quizás otro tema, pues, como hemos dicho, si tu eres, de algún modo todo lo que existe, y todo lo que existe solo existe si tu lo proyectas, solo con que tu cambies aquello que indicas al SER de la humanidad que manifieste quizás estás así manifestando el holograma global que verás en el mundo de forma distinta, ya que por entero tu únicamente has creado todo lo que ocurre tal y como ves que ocurre.

Os dejo este juego mental para que le deis vueltas, pues tiene una parte de verdad muy profunda, en la que somos todo aquello que existe en la Creación, hasta la última mónada, y, de algún modo, en algún nivel y de alguna manera, todo lo que existe ha sido creado por alguna parte de mi de la que no tengo conocimiento ni acceso, de momento, y que no me permite entender (todavía) porque he creado este planeta, a la humanidad como es, al resto de razas y seres conscientes, al resto de “cosas” que existen, y, por qué me he creado a mi mismo para ser el centro de todo ello y sostener la existencia de todo lo demás.

error:

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

EMEDT - Escuela de Metafísica y Desarrollo Transpersonal will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.