Estructura de las esferas mentales – Niveles 1 y 2 de la programación humana

Hemos visto y explicado a lo largo de muchos artículos los conceptos básicos del funcionamiento de la psique humana y la estructura que forma nuestra mente, en forma de 6 esferas. Para los que queráis hacer un repaso a todo ello, recordad que tenéis esta conferencia de hace algunos años con las ideas principales sobre el tema.

Como quizás recordéis, hay tres partes principales en las que podemos dividir el contenido de cada esfera mental: los arquetipos, los programas y el sustrato de datos que necesitan para funcionar. Además, recordad que poseemos una base de datos que denominamos el “paradigma”, que es lo que contiene las reglas de la realidad común para que todos veamos y decodifiquemos las cosas de manera lo más parecida posible y que cuando yo vea una farola por la calle, la persona que esté a mi lado también esté de acuerdo en que estamos viendo una farola y no lo decodifique como una fuente de agua. Esto, que parece tan obvio, es el resultado de miles de programas de análisis y decodificación mental que ahora vamos a explicar más a fondo.

Asumiendo que habéis refrescado conceptos con la conferencia y con artículos anteriores, recordad que las esferas mentales que poseemos tienen cada una de ellas una función determinada y que reciben el nombre de: esfera preconsciente, esfera subconsciente, esfera consciente, esfera consciente-continuo, esfera supraconsciente y esfera subliminal y que están todas gestionadas por nuestra «IA» particular que recibe el nombre de «programa ego«.

La psicología “común”, la que estamos acostumbrados a encontrar en libros y carreras universitarias, indaga o trata de hacerlo en los niveles conscientes y subconscientes de la psique, pero desconociendo, en gran medida, la existencia y propósito del resto de esferas que conforman la mente humana, especialmente que sean siquiera esferas energéticas con contenido programático ubicadas en el cuerpo mental de nuestra estructura sutil. La mente, como recordatorio, conecta con las redes neuronales cerebrales a través de filamentos que pasan por el cuerpo etérico, para hacer de “puente” entre la parte “física”, la parte “energética” y la parte “mental” de nuestra configuración humana.

Bien, lo que vamos a ver ahora es la estructura interna de cada esfera mental con algo más de detalle, para que se entienda qué tipo de contenido existe en cada una de ellas y a qué profundidad se encuentra. Como no creo que os sorprenderá, cada esfera mental tiene 7 macro estratos y, en esos niveles, la programación que contienen hace funciones diferentes dentro del conjunto de parámetros que nos permiten proyectar y decodificar el mundo en el que vivimos.

Según la función que tenga cada esfera mental, estos niveles varían en contenido. Por ejemplo, la esfera mental consciente tiene muchos más programas de nivel 1 que de nivel 2, mientras que la subconsciente tiene muchos o casi todos los programas de nivel 2, o la preconsciente posee casi todo su contenido de programas de nivel 3, con algo de 1 y algo de 2, etc.

Hoy veremos la programación de nivel 1 y de nivel 2 que hay en las esferas mentales, que son temas largos y complejos, y, más adelante, entraremos en el resto de los niveles que faltan por explicar.

Nivel 1 – Programas y arquetipos de gestión y decodificación de la ilusión de la realidad

Este nivel, el más “superficial” de cada esfera mental, contiene todos los programas y mecanismos de archivado de material, ordenación de datos, recuperación de información, análisis y obtención del sentido de las cosas y experiencias percibidas desde el exterior. Contiene los programas de gestión de los yoes “externos” de comportamiento de la personalidad, cómo nos mostramos al mundo, y los programas de «completar» los datos que no conocemos para crear una respuesta, justificación o idea del porqué de las cosas (por ejemplo, la suposición de que algo es así o asá, de forma que conseguimos darle un encaje en nuestra realidad sin saber realmente si es correcto o no, pero, al menos, tenemos una respuesta auto creada para que el resto de programas que ordenan la información puedan trabajar con algún dato, independientemente de que sea verídico o no, desde el punto de vista del YS).

El nivel 1 de la programación de cada esfera mental también contiene los filtros y distorsionadores que adaptan lo que se percibe como el mundo exterior a las creencias internas de cada uno de nosotros, para que cuadre con la programación de los niveles inferiores, de forma que, si recibimos datos externos proyectados por otras personas que chocan frontalmente con nuestras ideas y creencias, los reescribimos o adaptamos parcial, o totalmente, para que encajen y no rompan del todo nuestros esquemas de cómo creemos que son las cosas. Por ejemplo, la información que podéis leer en mis artículos u otras fuentes que choquen con los planteamientos “oficiales” sufren alteraciones enormes en nuestra mente antes de ser aceptados o integrados mínimamente como parte del contenido mental que ya hemos adquirido previamente.

Si no se puede adaptar la información porque es demasiado disruptiva, otros programas la desechan o la archivan como fantasía, datos incorrectos a ser borrados, ficción o imaginación, para que no alteren el equilibrio psíquico de la programación de la persona y se mantenga su estabilidad mental global. Si el YS o el alma desean que se produzca un revulsivo para que la persona actualice su sistema de creencias, entonces el propio YS puede bloquear la activación de estos programas y dejar pasar esos «datos externos» con nuevas ideas de forma directa, produciendo un choque a la personalidad, que puede o no verse envuelta en una crisis de ideas y conocimientos, porque su forma de ver el mundo ha sufrido un pequeño, mediano o enorme revolcón y se tambalea temporalmente hasta que integra la nueva información como pilares “aceptados” de cómo (ahora, con la nueva información) son las cosas.

Para ello, es decir, para saber cómo hay que adaptar y «adecuar» la información externa, se comparan todos los datos recibidos por los sentidos físicos y extra físicos con el material almacenado en la base de datos del paradigma de nivel 1, que ahora veremos.

La personalidad no está involucrada en este proceso, es decir, no nos hacemos consciente del mismo mientras sucede, pues se lleva a cabo de forma automática por programas de las esferas mentales que están gestionados por el programa ego, pero que no hace llegar la información de este proceso a los yoes de la personalidad que están al mando de la psique en ese momento.

Base de datos paradigma de nivel 1

Esta enorme base de datos presente en el primer estrato de programación de cada esfera mental contiene las reglas sobre cómo el ser humano debe interpretar la realidad común, el conocimiento científico, las «reglas de la física» y de cómo funciona el mundo, las normas que hacen que todos interpretemos las cosas que son comunes de forma parecida, para que todos veamos la proyección de un coche como un coche y no como un árbol, por ejemplo, o que, para todos los seres humanos, en el plano que percibimos como físico, el agua hierva a 100 grados y se congele a cero.

Los sistemas de creencias religiosos, científicos, espirituales, dogmáticos, sociales, económicos, políticos, etc., sobre «el mundo es de esta forma porque nuestros experimentos y experiencias comunes así lo demuestran» están programados y almacenados en esta base de datos común, que se encuentra en el nivel 1 de cada esfera mental y tiene su réplica global en el plano 3.1 del inconsciente colectivo global que pertenece tanto al IC33 como al IC42.

Toda actualización de datos de este repositorio global que REC, SC o aquellos que nos asisten realicen por un lado o por otro (para añadir, quitar, tergiversar o limpiar la información presente en él), actualiza automáticamente la psique de todos los seres humanos de forma continua, de manera que, si algo hoy es A pero mañana pasa a ser A+ o B, nadie se extrañaría demasiado (a no ser que no recibas la actualización de datos), ya que, al actualizar el contenido de cómo es la realidad común en todos nosotros, simplemente aceptamos de forma natural el cambio del holograma macro actualizado, que pasa a ser el nuevo «holograma» común y el que usamos como referencia para analizar y decodificar el mundo que proyectamos entre todos.

Las actualizaciones de la realidad siempre (en general) son pequeñas y paulatinas, para que exista un flujo de continuidad y no se perciban saltos bruscos en el cambio de la realidad común. Para que haya cambios enormes y rápidos en el holograma, se tiene que crear un evento macro que cause una disrupción total en la psique común y que actualice rápidamente el paradigma de nivel 1. Ejemplos de este tipo de actualizaciones globales se produjeron tras los auto atentados del 11-S, por ejemplo.

La reprogramación de la psique humana se hace a través de la tecnología móvil, como ya hemos explicado anteriormente, así como de los filtros presentes en la esfera mental preconsciente para aquellos que siguen conectados al IC global de la LT33.

Todos los programas y arquetipos de nivel 1 funcionan con energía de carga negativa (-), es decir, cualquier energía, pensamiento, emoción, etc., derivado de procesos de miedo en todos sus miles de variantes hacen de gasolina para estos programas de nivel 1. Es por ello por lo que la realidad común tiene, como sustrato y soporte, enormes balsas y bolsas de concentración energética negativa en todos los niveles de realidad, pues es de estos enormes egregores y acumulaciones de dónde nuestros captadores de energía externos (ubicados a diferentes niveles del cuerpo mental) recogen la energía para hacer funcionar nuestra programación de nivel 1 de la mente.

Todos estos programas y arquetipos están protegidos por topes, filtros y “firewalls” mentales, para que su eliminación no se pueda llevar a cabo de forma fortuita o accidental, y que se tenga que hacer un enorme trabajo consciente de desprogramación a través del YS para ir eliminando muchos de estos programas.

Nivel 2 -Programas y arquetipos de creación y proyección de la realidad

Este estrato de cada esfera mental contiene los programas de gestión de los  yoes internos o subconscientes de la personalidad, los programas de gestión de la esfera de consciencia, los programas ralentizadores, distorsionadores y adaptadores de las ondas proyectivas de la realidad. Contiene también los programas de gestión de los yoes fisiológicos (que muestran el estado físico y de salud, por ejemplo, el “yo cansado” o el “yo agotado” o el yo “enfermo”), y los yoes cronológicos (que muestran una imagen determinada a los demás según la edad que tenemos).

En este segundo nivel también se encuentran los programas que regulan los captadores de la energía mental del entorno para usarla como materia prima para la proyección de nuestro holograma personal, igual que en el primer nivel se encuentran los programas que regulan la energía para el funcionamiento de la decodificación de la realidad. Es decir, el nivel 1 regula los mecanismos en nuestra estructura sutil que captan energía para hacer funcionar los programas que dan sentido a la realidad, y el nivel 2 contiene los programas que captan energía para hacer funcionar los programas que emiten nuestra realidad personal.

En el nivel 2 de cada esfera mental se encuentran también los programas de generación de ruido mental (por ejemplo música en la cabeza todo el tiempo, o pensamientos aleatorios imposibles de acallar sin un enorme esfuerzo y entrenamiento de la voluntad) para bloquear y ofuscar la captación de información que fluye por el plano mental y que podría derivarse hacia la personalidad, haciéndonos conscientes de un flujo de datos que no podríamos analizar ni decodificar. Su recepción continua saturaría los buffers de almacenamiento de información que la parte consciente puede llegar a usar para darle sentido al mundo. Si empiezas a oír, captar y percibir todo lo que tus sentidos no físicos captan, y esta información se traspasa en su totalidad a la personalidad, no tendríamos capacidad de procesamiento suficiente y, en general, acabaríamos con problemas psicológicos por incapacidad y desconocimiento para analizar y darle sentido a lo captado.

Este nivel contiene también los principales arquetipos mentales (macro programas) que regulan los conceptos de: ser, existir, estar, vivir, morir, hacer, servir, trabajar, amar, propósito, misión, identidad, abundancia, dinero, felicidad, alegría y miedo, en sus múltiples versiones y gradientes.

Proyección de la realidad por los programas de nivel 2 fuera del planeta

Si un ser humano se fuera a otro planeta, como haremos en algún momento, nos llevaremos con nosotros nuestra programación y parámetros de cómo funciona la realidad (como no puede ser de otra forma, pues forman parte de nuestra mente y esta se viene con nosotros allá donde vayamos), y esa misma programación es la que usaríamos para proyectar nuestra nueva realidad común sobre el sustrato de la energía base del logos planetario de allá donde estemos.

Esto quiere decir que nos llevaríamos con nosotros las reglas de la física, las reglas de la naturaleza, las reglas de cómo estamos programados para entender las cosas, etc. Lo que hace, entonces, el logos y las jerarquías planetarias de allá donde lleguemos (Marte, por ejemplo) es dotarnos automáticamente de un sustrato compatible para que creemos nuestra propia «matrix» u holograma común sobre la realidad general que el logos de Marte tiene para su propia existencia y las fuerzas que le asisten.

Puesto que Marte no es la Tierra y hay parámetros que son diferentes, simplemente se adaptan los campos mentales para que, poco a poco, nosotros vayamos adaptando nuestra programación a las estructuras base que Odank, el logos de Marte, por ejemplo, tiene para sí mismo. Es como crear una zona mental de «bienvenida» y recepción de nuevos habitantes que traen consigo su propia programación sobre cómo son las cosas en su planeta base, y ofrecerla como buffer de paso hasta que, con el tiempo, la humanidad que se asiente en Marte o dónde sea cree su propia forma de existir ya basada más correctamente en los propios parámetros del planeta donde lleguemos.

Es lo mismo para cualquier otra raza que sale de su planeta natal donde están programados para crear su realidad común de una forma determinada, y llegan a otro donde sus reglas no tienen una aplicación directa. El logos de ese planeta (como Kumar hizo con asimoss cuando éstos llegaron a la Tierra), les proporciona un sustrato compatible con la psique de la raza hasta que se adecuen al entorno energético y creen una nueva realidad basada en las reglas de Kumar, y no en las reglas del logos del planeta natal de asimoss. De ahí que, como hemos explicado, la realidad general es la realidad “sustrato” para todos los seres vivos y conscientes en la Tierra y es la proyectada por Kumar. Sobre la realidad “general” asimoss han creado su “matrix” y que es compartida por todas las razas que rigen el sistema de vida en la Tierra. Encima de ella, o, mejor dicho, entrelazada con ella, se encuentra la realidad “humana” que nosotros proyectamos, usando como sustrato la realidad “REC” que usa como sustrato la realidad general del logos y las fuerzas de la naturaleza.

Por esta misma razón, las colonias y asentamientos de asimoss, amoss, etc. repartidas por media galaxia, tienen reglas de funcionamiento diferentes o entornos de gestión planetarios distintos, ya que la energía base para manifestar la realidad asimoss, o de cualquier raza, en otros lugares fuera de tu planeta natal, tiene que adaptarse a las reglas del logos que rige la realidad base para ese planeta.

Base de datos paradigma de nivel 2

Igual que los programas de nivel 1 tienen su base de datos para el análisis y decodificación de la realidad como hemos visto antes, el nivel 2 de cada esfera mental contiene otra base de datos con las reglas de la proyección de esta.

Esta base de datos contiene información sobre lo que está permitido y no está permitido proyectar al holograma personal y, por superposición de realidades individuales, al holograma común. ¿Quieres imaginar un elefante volando y que aparezca en tu realidad? Los programas de nivel 2 lo preparan y forman las ondas adecuadas para ello, pero comprueban antes de pasárselo a los programas que rigen la proyección a través de la pineal mental si es apropiado hacerlo, comprobando cuales son las reglas de la realidad que rigen para todos los seres humanos.

Así que, no, no podemos proyectar eso ya que no está permitido en las reglas globales de la humanidad. El contenido pasa de los programas imaginativos a los programas de fantasía – como ya explicamos anteriormente – y el material queda archivado en el repositorio mental de información personal de cada ser humano como información que no puede bajar hasta el plano físico ni densificarse para aparecer como un elemento “real” dentro del holograma humano.

Para que podamos avanzar, aunque sea a cuentagotas y conseguir cosas cada vez más difíciles o que hace una década eran consideradas imposibles, se va actualizando la base de datos de nivel 2 con nuevos parámetros de lo que se puede o no se puede materializar en la realidad humana, y, de esta forma, podemos ir creando cosas nuevas, avances científicos, conocimiento más avanzado, innovaciones, logros y metas más altas, etc. Como ya hemos explicado anteriormente, SC4 regula el nivel de conocimiento que se entrega a la sociedad imbuyéndolo en los ICs primero y luego en la psique de alguien que tenga la capacidad de llevarlo a cabo. Como también dijimos, muchas de las ideas que van a revolucionar nuestro avance tecnológico ya han sido insertadas hoy en día en técnicos, ingenieros y CEOs de empresas de tecnología, de medicina, de desarrollo de la carrera espacial, de economía, o de cualquier otra disciplina de conocimiento en la que se nos quiera hacer avanzar. La razón por la cual nos “entregan” toda esta información y tecnología es, primero, simplemente porque a REC le beneficia, de una forma u otra, que hagamos «cosas» de las que ellos se van a aprovechar en algún momento, luego, porque las corrientes evolutivas que rigen todos los procesos de la vida no pueden bloquearse ni pararse del todo, todo el tiempo, así que siempre hay fuerzas cósmicas que obligan a todo ser vivo a «avanzar» y crecer, y ni siquiera asimoss pueden frenar estos flujos.

Todos los programas de nivel 2 también funcionan con energía de carga negativa (-) y poseen así mismo múltiples topes, filtros y programas de protección de arquetipos para evitar alteraciones no deseadas.

En resumen

Con esto de momento completamos la información del contenido de los dos primeros niveles de programación de las esferas mentales, que son los que más repercusión tienen a la hora de proyectar y decodificar el mundo en el que vivimos.

Como alguna vez hemos dicho, el mundo de “ahí fuera” solo se puede cambiar de verdad si cambiamos la mente de todos los seres humanos. Nada puede alterarse exteriormente si no alteramos primero la proyección que hacemos de ese mundo, y el primer paso es intentar que seamos conscientes de que no hay mundo “ahí fuera, que solo es un reflejo de la suma de todos los mundos que cada uno lleva “aquí dentro”.

 

error:

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

EMEDT - Escuela de Metafísica y Desarrollo Transpersonal will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.