Filogenia de la humanidad, historia de la creación de nuestros ancestros. Parte V

Aunque los primeros especímenes de homo sapiens empezaron a salir del laboratorio de asimoss hace más de 200.000 años, la configuración energética final, o más acorde a las que nos permitirían sobrevivir como especie ante los cambios tan tremendos que la Tierra estaba sufriendo, no fueron conseguidas hasta hace unos 50000 años más o menos, cuando, tras muchos ajustes con nuestra genética y muchos cambios con los cuerpos sutiles del homo sapiens, se estabilizó tanto nuestro cuerpo fisiológico como nuestros cuerpos energéticos en relación a los planos y estructura de nuestro planeta.

Fue en esta época, hace unos 50000 años, cuando asimoss establecieron 6 esferas mentales en vez de las cuatro iniciales que todos los anteriores géneros de homo poseían. Esto, que lo estudiamos en detalle en los cursos de DM, sirvió para dotar al ser humano de mayor capacidad en los procesos de la esfera mental consciente, pues pasamos de tener una esfera mental consciente, una subconsciente, una preconsciente y una supraconsciente, a desdoblar y separar múltiples programas y arquetipos para crear además la esfera mental consciente-continuo que regula los procesos temporales y la forma en la que percibimos el flujo lineal del tiempo y la esfera mental subliminal, donde se almacenaron todos los potenciales “extrasensoriales” pertenecientes al ADN asimoss y del resto de razas y que se mantienen desactivados y limitados (al menos para la mayoría de nosotros).

El cuerpo mental del homo sapiens, por otro lado, no se alteró, llegando a una pequeña incongruencia en la que tenemos un cuerpo mental con solo cuatro capas de almacenamiento de datos (una para una de las esferas mentales originales) pero seis partes de la mente que necesitan un lugar para poder depositar los paquetes de información con los que trabajan nuestros programas, yoes, arquetipos y rutinas de la psique. Esto, como quizás algunos ya sabéis, se solucionó compartiendo las capas y haciendo que las dos nuevas esferas mentales guardaran sus datos en el almacén mental del subconsciente y de la capa supraconsciente del cuerpo mental.

Un punto final a las alteraciones y cambios genéticos

Imagen: Nutcrakerman.com

Como ya en ese momento se consideró que, con esta estructura, el homo sapiens podría resistir cualquier cambio que se diera en la Tierra y podría ajustarse a las alteraciones que, desde el plano espiritual superior hasta el plano físico el planeta seguía sufriendo, REC ya puso punto final a los experimentos y alteraciones de la raza humana, y es por esa razón que, ya siendo la especie dominante en este planeta, no ha vuelto a haber ningún cambio significativo en nuestra estructura física, genética y energética desde entonces.

Ahora bien, aun habían de pasar más de 40000 años, hasta más o menos el final de la última glaciación, hace unos 10-12000 años, para que la humanidad saliera del estado nómada y del estilo de vida de cazadores-recolectores que habían permitido a toda nuestra especie crecer y moverse por el planeta a su antojo, sin mayor supervisión ni control que una mínima gestión global de los ires y venires de los diferentes clanes, tribus y grupos que iban reproduciéndose y creciendo libremente por la Tierra.

Durante todo ese tiempo, la única responsabilidad de la humanidad (sin saberlo o ser consciente de ello), y por decirlo de alguna forma, fue asistir a Kumar a sostener el peso energético de toda la estructura de la Tierra mientras millones de sistemas planetarios se apoyaban en el planeta para usarlo como palanca para subir ellos de octava y completar su proceso evolutivo.

Asimoss no deseaba especialmente ser parte de ese proceso, ya que se sentían, digamos, utilizados por los logos para cumplir un plan del que no habían sido informados ni del que se había solicitado su opinión, a pesar de que amoss, como habíamos explicado, sabían hasta cierto punto qué estaba sucediendo y trataron de interferir en ello como pudieron. Durante todo este tiempo, se contentaron con usar a la humanidad para seguir extrayendo los recursos minerales y naturales del planeta y seguir “exportándolos” hacia otras colonias y hacia sus propios planetas base.

La humanidad, pues, fue creciendo en número y asentándose en numerosas localizaciones por todo el globo, allá donde había puntos energéticos que sostener o mantener, pues, aunque la personalidad del sapiens no fuera consciente de ello (como no lo somos ahora), a nivel álmico, suprálmico, de espíritu y de YS ya se tenía claro cuál era la función de todas las encarnaciones activas en la Tierra en ese momento, independientemente de lo que, a nivel puramente físico y material, asimoss intentara que el homo sapiens siguiera haciendo.

Planificando las primeras civilizaciones de la humanidad

Pero puesto que sostener las estructuras y campos energéticos de la Tierra a nivel individual no era suficiente para poder “anclar” la cantidad de puntos de apoyo que Kumar había creado para cumplir con su rol y función de soporte, fue necesario crear concentraciones más densas de población y estructuras físicas (edificios, construcciones, lugares de reunión, etc.,) que pudieran hacer el mismo papel que hacen los puntos de anclaje, cimientos y soporte de una torre de alta tensión, para que esta se mantenga firme mientras los cables que conducen la electricidad se mueven a varios metros del suelo de un punto a otro. Es decir, inicialmente, cada ser humano actuaba asistiendo al planeta de la misma forma que una piqueta de una tienda de camping asiste a esta para anclarse bien al suelo, pero, ya no siendo suficiente que nuestra estructura energética hiciera esa labor, Kumar solicitó a todos los YS la creación de “piquetas” o anclajes más potentes.

Así, los YS recibieron instrucciones de ir asentando a sus encarnaciones paulatinamente en zonas concretas del planeta, en agrupaciones primero pequeñas y luego cada vez mayores, donde fueron entregando a la humanidad el conocimiento necesario para poder establecer la agricultura, la ganadería y los sistemas básicos de trabajo con metales y elementos de construcción para poder crear asentamientos que fueran creciendo, y que se convirtieran así en los apoyos de estructuras no visibles a los ojos de ninguno de los seres humanos de aquel entonces, pero tremendamente necesarias para las responsabilidades planetarias de la Tierra.

Se inicia el despliegue del enorme panteón de divinidades “al uso”

Puesto que la programación asociada a la adoración por lo “divino” estaba ya bien asentada en los niveles superiores de la programación de las esferas mentales del homo sapiens, REC no tuvo mucho o ningún problema en potenciar su imagen como “dioses” y usar el deseo de Kumar y de los YS de crear zonas estables y permanentes para la convivencia de la humanidad, y hacerse levantar ciudades para ellos mismos, construidas por la gente de entonces, y donde ellos pondrían y depondrían a los reyes y regentes, y se convertirían en las divinidades a los que la sociedad adoraría y serviría.

Asimoss pasó de vivir en pequeñas bases y centros de trabajo allá donde habían establecido pequeñas colonias a tener ciudades enteras (estamos hablando de ciudades como las que existían en la época sumeria y equivalentes, evidentemente) en las cuales prosperar ellos mismos como especie y con varios miles o decenas de miles de seres humanos conviviendo y haciendo el trabajo de construcción, mantenimiento y expansión de la ciudad para su provecho y beneficio (y, queriéndolo o sin querer, también REC, por co-existir con la humanidad en el mismo espacio donde se necesitaba anclar “postes” y puntos de apoyo para Kumar contribuían a ello con su presencia y con su estructura energética).

Y es que, en esa época, asimoss aun no tenia excesivo problema en mantenerse “vibrando” dentro del rango frecuencial de esta realidad que ya empezó a mantener de forma estable una frecuencia de resonancia de Shumman de 7,8Hz, y que es, desde entonces, el mundo “sólido” y “físico” a nuestros sentidos. Por lo tanto, asimoss especialmente, eran perfectamente físicos y tangibles para la humanidad de entonces.

Así, poco a poco, se dieron las condiciones para crear asentamientos estables que sacaron del modo de vida nómada primero a una pequeña parte de los seres humanos de entonces, y, por la misma técnica usada para reprogramar la psique de los géneros de homos anteriores, y que nosotros hemos explorado con experimentos como el del centésimo mono, se introdujo en la Rb, en todos los ICs y en los programas de creación de la realidad del homo sapiens las instrucciones y conocimientos necesarios para domesticar animales y dar los primeros pasos en el desarrollo de la agricultura.

Primeras ciudades estables y con un cierto desarrollo

Puesto que en la zona que conocemos como Mesopotamia ya existía una enorme base asimoss, a pesar de que muchos de los miembros de REC seguían trabajando desde la Antártida o desde centros operativos en África, se decidió que las primeras ciudades con más o menos importancia se crearían en esa zona, dando lugar a lo que, tiempo después, sería la civilización Sumeria y todos los imperios que a esta le sucedieron.

Casi en paralelo, con pocos cientos de años de diferencia, también se decidió iniciar el desarrollo de ciudades y asentamientos a lo largo del Nilo, dando lugar a los inicios de la cultura egipcia. Igualmente, y con unos pocos cientos de años de diferencia por aquí y por allá, se fueron creando comunidades estables en el Valle del Indo, en regiones de la actual China, en algunas zonas del norte de África, en el continente americano, etc. La decisión de dónde asentar a una parte importante de personas la decidía el propio logos planetario según las necesidades de “anclar” algún tipo de soporte para sus funciones de apoyo al paso de nivel evolutivo del resto de sistemas de Eur, y asimoss, simplemente viendo cómo aprovechar esos enclaves a su favor, se establecía también en ellos (porque son puntos energéticos de mayor “voltaje” que en otras partes de la geografía planetaria) y hacia crecer a la humanidad a su alrededor.

Mientras REC no entorpeciera la función energética de sostén que cada ser humano hacia allá donde sus YS recibieran instrucciones de “asentarlos”, no se traspasaban, digamos, las líneas “rojas” de lo que se podía o no se podía hacer en la gestión de la humanidad de cada época histórica.

Pero el homo sapiens cada vez era más sapiens…

Sin embargo, estos asentamientos y puntos de mayor concentración de personas trajeron consecuencias para asimoss de las que tampoco habían sido informados. Si recordáis el artículo anterior, decíamos que, en general, asimoss y el resto de razas con las que colaboran, no suelen otorgar un nivel evolutivo superior al que había alcanzado el neandertal a ninguna de las especies conscientes que han creado a lo largo de su historia, sin embargo, no se pudo evitar el crecimiento brutal en todos los sentidos de la humanidad de entonces y, en pocos milenios, habíamos pasado de recolectar frutos en un bosque a dominar artes escultóricas, desarrollar la escritura, ser capaces de hacer ciertos cálculos matemáticos, dominar la agricultura y la ganadería, etc.

La razón de este avance tan brutal en tan poco tiempo no fue otro que la consecuencia de que el ser humano, a nivel mental y etérico, estuviera sosteniendo campos de muy alto nivel en las estructuras de la Tierra, y, por esa razón, nuestro IC se vio sometido a incrementos frecuenciales muy rápidos, y todo el plano mental desde donde proyectamos nuestra realidad también. Como ya hemos explicado a lo largo de estos años en el blog, la realidad siempre nace desde el plano mental. Todo lo que nos pasa y existe y sucede y forma parte de nuestro mundo nace como forma mental, idea, pensamiento y concepto, y luego pasa al plano etérico a través de las líneas temporales, para, en la última etapa del proceso, densificarse y aparecer como algo sólido y tangible a los sentidos en el plano físico. No importa si estamos hablando de una farola nueva en la calle o de una guerra, de la subida o caída del mercado bursátil o de una invención tecnológica, todo siempre sigue el mismo proceso.

Así que, por el simple hecho de que asimoss había creado la estructura física y energética del homo sapiens con su propia genética para que nuestros avatares no perecieran y pudieran ajustarse a los cambios brutalmente rápidos sufridos por la Tierra, tuvimos la capacidad de que, al cambiar nuestro IC e incrementar su energía, vibración y conexiones con el plano mental del planeta, toda nuestra realidad física cambio rápidamente en pocos milenios lo que no había cambiado en millones de años.

Buscando la manera de gestionar a la humanidad, sin poder frenar su crecimiento

Como ese desarrollo no se podía parar, asimoss y REC simplemente tuvieron que manejarlo, pues la velocidad de evolución de la humanidad dependía ya de Kumar, de las jerarquías logóicas y de los YS en todos los niveles, incluyendo, hasta cierto punto, el nivel más denso y físico. Asimoss entonces decidieron salir de este último plano “material” y volver a su nivel frecuencial natural, dejando de ser percibidos por los seres humanos de entonces y pasando a “existir” en su nivel de realidad y en vibraciones y frecuencias que, en general, ya ningún ser humano era capaz de percibir con los sentidos físicos que nuestro cuerpo posee.

REC siguió entonces gestionando las nuevas civilizaciones, hacían y deshacían más o menos a su antojo las disputas, conquistas y guerras de los seres humanos por los recursos y territorios, se ponían los trajes de los nuevos dioses de cada cultura siendo ellos mismos quienes en Babilonia eran el dios o diosa tal, para en Egipto presentarse como tal otro, luego en Grecia el mismo asimoss de la época sumeria se convertía en el dios tal y en la Roma clásica tomaba otra apariencia y cambiaba para ser, de cara al ser humano, cualquier otro. Ha habido algún miembro de asimoss que ha tenido el solo hasta cuatro o cinco roles de dioses importantes que han formado parte de todas las mitologías clásicas de nuestra historia.

Iniciando el diseño de religiones monoteístas masivas

Cuando ya fue necesario cohesionar más la psique de tantos millones de seres humanos que iban poblando el planeta, un abanico tan amplio de dioses y diosas en los panteones de las diferentes culturas no les permitía mantener la programación humana tan fácilmente, así que empezaron con los preparativos que irían llevando a la creación de las grandes religiones siglos más adelante, sin prisa, como el cristianismo, el islamismo y el judaísmo. En oriente se hicieron también con el control de los sistemas de creencias asociados al budismo, al hinduismo, al taoísmo, etc., bien creándolos ellos mismos o bien alterando las ideas que se iban desarrollando alrededor de estos sistemas ideológicos, y fueron ellos mismos (asimoss) volcando en los ICs el nuevo contenido de ideas y conceptos que se irían insertando subconscientemente en cada nuevo ser humano que se adhería a uno de estos sistemas de las futuras religiones.

Así, con el paso de los siglos, consiguieron más o menos tener unos pocos sistemas religiosos y de creencias cohesionados y estables, y a los que, más o menos, todos los seres humanos estaban conectados a alguno de ellos sin importar en que parte del planeta vivían.

Últimos pasos para cohesionar el sistema de control (SC)

A partir de aquí, el resto es historia tal y como, con mayor (bastante en muchos casos) o menor distorsión en los hechos, la hemos ido conociendo a través del tiempo. Según el tipo de energía que se anclaba en un punto por parte de Kumar para hacer alguna función planetaria importante, ahí, por resonancia, terminaba floreciendo o apareciendo una ciudad o un imperio. A mayor densidad energética a anclar y sostener, mayor debía ser el contrapeso de personas, edificios y estructuras que se levantaban en esa zona y más YS eran requeridos para encarnar en el lugar. Al crecer la ciudad, imperio o región, más se atraía personas de muchos otros puntos porque ahí se encontraban las oportunidades de prosperar y participar de todas las experiencias que la vida humana podía otorgar a nivel álmico.

Con todo esto ya en marcha casi de forma natural y orgánica, asimoss terminó de completar la estructura del sistema de control en la época de Moisés, algo que hemos explicado en detalle en los libros de Dinámicas de lo Invisible, creando los niveles 3 y 4 de SC con miembros de las llamadas 12 tribus de Israel, algo muy largo de explicar aquí, pero que dio por concluido la construcción del actual sistema de control y gestión de la humanidad en 10 niveles de poder, el primero de ellos reservado para asimoss, el segundo de ellos para el resto de REC, y del 3 al 10 reservado para humanos que forman parte de este esquema concéntrico y muy elaborado que alcanza a todas las áreas de vida de la sociedad en todos los rincones del planeta.

Como punto final

Bien, pues con esto concluye nuestro repaso, al menos en los puntos más importantes, de la creación y desarrollo del ser humano, que espero sirva para complementar y ampliar todo lo que ya habíamos visto hasta ahora tanto en la monografía sobre la creación del ser humano como en los artículos sobre la historia de REC. 

Ahora nos falta, en el siguiente y último artículo de esta serie, explicar qué puntos le quedan por completar a Kumar en su función “de apoyo”, qué planes tiene REC al respecto y que procesos tenemos que cumplir los seres humanos para poder terminar de irnos al siguiente nivel evolutivo, pues somos la raza, o una de las pocas, que por los motivos explicados, aún estamos en esta octava frecuencial 7,8Hz, mientras que el resto de especies de toda nuestra galaxia, ya nos espera, simbólicamente hablando, en el siguiente nivel evolutivo al que todos ellos pudieron acceder (cada uno subió un escalón desde el punto en el que estaban, es decir, cada raza dobló su frecuencia y paso a su siguiente nivel) gracias al papel de nuestro logos planetario y de la humanidad sosteniendo y haciendo de apoyo de todos los puntales y anclajes que han sido necesarios mantener activos desde entonces hasta ahora.

Recibe nuevos artículos, noticias y novedades en tu email, Telegram y Twitter, o pásate por nuestro espacio en Quora

error:

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

EMEDT - Escuela de Metafísica y Desarrollo Transpersonal will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.