La realidad base y el mecanismo de alteración de la proyección común de la humanidad – Parte 2

Nos habíamos quedado en el artículo anterior explicando el funcionamiento básico de la Rb (Realidad base) y su papel a la hora de dotar de contenido a nuestra psique para que proyecte la realidad que vemos todos como el mundo exterior.

Como habíamos comentado también, aquello que nosotros emitimos en forma de ondas “mentales” y que da lugar a nuestro “holograma personal” es un compendio de formas energéticas que contienen todos los datos necesarios para que, hasta la última partícula de polvo que percibimos en la mesa que tenemos enfrente, sea una proyección mental de tu psique y del conjunto de la psique de todos aquellos con los que compartes realidad, más la psique de las fuerzas, seres, entes y energías que existen en tu zona, más la consciencia del propio planeta que sustenta la vida de todos nosotros.

Una vez más, recordamos, no es la personalidad la que se encarga de estos procesos. “Yo” no estoy diciendo continuamente “voy a proyectar el mundo en el que vivo y asegurarme de que el sofá esté en su sitio en cada instante y exista como tal”, todo eso, ya lo sabéis, lo realizan sin pausa los procesos de las esferas mentales preconsciente y subconsciente de nuestra psique.

De forma global, estas dos esferas mentales recuperan los datos que llegan por múltiples canales, como podéis ver en el esquema siguiente.

 

Así, el contenido de las ondas que emite nuestra glándula pineal “mental” es recogido del contenido de las ondas que llegan desde la realidad base, desde el IC33/42, desde todos los ICs a los que estamos conectados, desde el campo mental del lugar donde estamos en cada momento y los procesos energéticos que “circulan” por esa zona, así como del contenido propio que poseemos en el cuerpo mental, que incluye nuestro sistema de creencias, toda la programación que hace funcionar las esferas mentales, todos los datos que, en tiempo real, están siendo emitidos y recibidos hacia el resto de nuestras vidas paralelas y simultáneas, y todo el resto de parámetros y sustrato de datos de nuestras memorias, vivencias, experiencias, etc., etc.

Todo esto, en su conjunto, es destilado y amalgamado por los procesos de proyección de la realidad que existen en el nivel 2 de la programación de cada esfera mental como ya vimos, que forman, así, una “única” onda que lleva contenido mental, emocional, etérico y físico para crear el mundo “real” a nuestro entender, materializar y solidificar ese contenido y convertirlo en los eventos, sucesos y experiencias que forman nuestra vida.

Todo lo que nos ocurre nace de nosotros, sabiéndolo o sin saberlo, por la suma de todo lo anterior. Todo lo que les ocurre a dos personas en su conjunto nace de la proyección conjunta de esas dos personas, sabiéndolo o sin saberlo, por el mismo mecanismo. Todo lo que ocurre en una ciudad se manifiesta por la proyección conjunta de todos los habitantes de esa ciudad, y todo lo que ocurre en el mundo pasa porque todos los seres humanos, sabiéndolo o sin saberlo, lo emitimos conjuntamente.

Puesto que esto activa en el ser humano, en nuestra programación, decenas de programas de rechazo e incredulidad, porque implica que la humanidad es responsable de la cantidad de “cosas malas” que se dan y se han dado a lo largo de la historia, y que no es posible que seamos culpables de tales atrocidades, recordemos que no somos conscientes de que este mecanismo está siendo manipulado por REC y SC desde el inicio de los tiempos y que, por los códigos de “prioridad” que las ondas de la Rb tienen, terminamos generando “ondas de realidad” cuyo contenido principal a nivel macro es la realidad que nos imponen asimoss y el resto de razas, así como los niveles más altos de SC que son los que tienen también capacidad psíquica y tecnológica para modificar la Rb y, con ello, los ICs de los diferentes niveles de la estructura mental del planeta.

Recordemos también que la realidad no se puede proyectar de ninguna otra forma, así que, eliminando o bloqueando el contenido de la Rb y del resto de fuentes de datos que no queramos incorporar a nuestra proyección individual, dejamos de ser “proyectores útiles” para el sistema, porque no existe alternativa lo suficientemente avanzada y potente que sustituya la psique humana en la creación de la realidad común (hay tecnología de proyección de ondas de realidad holográficas, pero su alcance no iguala la capacidad de nuestra mente para ello).

Por lo tanto, ¿Qué podemos hacer para evitar proyectar el mundo que REC y SC quieren que proyectemos?

Es bastante difícil, por no decir casi imposible, eliminar la Rb por completo. Es un “envoltorio” mental que recubre todo el planeta en el nivel 3.1.5 como vimos en el anterior artículo, así como es imposible eliminar los ICs, que además sustentan todo el conocimiento y vivencias generadas por el conjunto de la humanidad a lo largo de su historia.

Así que, si no podemos eliminar las fuentes de contenido de la Rb y de los ICs, ¿Qué podemos hacer? Podemos hacer cambios en nuestros mecanismos de proyección para que «no tomen en cuenta» esas ondas.

¿Y eso cómo se hace? Pues se hace cambiando la fase de nuestra realidad personal respecto a la fase de las ondas de la Rb y de los ICs. Vamos a ver si lo explicamos de forma sencilla.

Todo funciona a base de ondas de energía

Posiblemente recordéis que todas las ondas son o poseen forma senoidal o sinusoidal. La energía se desplaza de forma senoidal, ondulante, y, desde las mónadas que forman partículas ínfimas que forman electrones y cuarks que forman neutrones y protones, que forman átomos que forman la estructura de la realidad, todo se mueve de manera ondulante. Todo oscila, todo se desplaza y todo siempre “sube y baja” siguiendo unos parámetros de amplitud, frecuencia, periodo, etc.

Por lo tanto, toda partícula de cualquier punto del universo siempre se comporta igual:

 

La suma de ondas y partículas crea “campos de flujo”, y estos campos dan lugar a la mayoría de las teorías hasta ahora conocidas para explicar el mundo cuántico y su comportamiento.

Cuando dos ondas están en fase, es decir, que sus picos y sus valles coinciden, el “contenido” de ambas ondas se suma, amplificando la onda resultante. Esto quiere decir que, si las ondas con el contenido de la Rb, más las ondas con el contenido de los ICs, más las ondas con el contenido de lo que captamos alrededor nuestro, etc., están todas sincronizadas y en la misma fase, la suma de todas es la que crea una única onda de mucha amplitud y potencia que será la que dotará de contenido a nuestros mecanismos de proyección.

Por el contrario, si las ondas están fuera de fase, la onda resultante puede llegar a anularse completamente, o resultar en una proyección diferente en la que, la información de la Rb, más ICs más el resto, ya no se suman y amplifican mutuamente, sino que se contrarrestan hasta cierto punto o se anulan del todo.

Y esa es la manera de anular el contenido de la Rb en nosotros, que es lo que nos interesa hacer principalmente, así como el contenido de, al menos, el IC33. Para hacerlo, lo que tenemos que hacer es cambiar la fase de nuestros mecanismos de proyección de la realidad y que los programas que recogen el contenido de cada onda, desfase este contenido a la hora de analizarlo y archivarlo en nuestro cuerpo mental, para que, al almacenarlo en nosotros, antes de que sea usado para ser añadido al “holograma que proyectaremos afuera”, su contenido se registre con cierto desfase que anule mutuamente el contenido de la Rb.

Aunque suene un proceso complejo, de forma simplificada y como analogía, lo que tenemos que hacer es “poner nuestra realidad de lado” respecto a la onda que viene con el contenido de la Rb, y que, entonces, la fase de la proyección de nuestra realidad no cuadre con la fase de la onda Rb, haciendo que, bien se anule o se disminuya mucho su contribución a nuestra realidad personal. El grado de influencia que tendrá la Rb en cada uno de nosotros dependerá del desfase que lleguemos a lograr entre la onda Rb y el resto de nuestro conjunto energético y los procesos involucrados en la proyección del mundo “externo”.

Para conseguir este cambio de fase de nuestro sistema energético y mental respecto a la Rb, podéis usar esta petición que os pongo para trabajar con vuestro YS, que es quien puede modificar los parámetros mentales de todos los componentes de la psique involucrados en el proceso para ello. Podéis codificar la petición tal y como está explicado en el glosario,  y hacerla regularmente hasta que tengáis confirmación de que vuestra realidad ha cambiado de fase respecto a la Rb (podéis solicitar una sincronicidad o una señal como hemos hecho otras veces, en unos pocos días el proceso tendría que completarse sin problemas). Como siempre, y si se activan programas de duda sobre la conveniencia de hacerlo o no, consultadlo con vuestro YS y actuad en consecuencia.

Aquí podéis volver a leer cómo funciona el trabajo con peticiones para los que recién os habéis incorporado al blog.

La petición es esta:

Solicito a mi Yo Superior y doy permiso permanente para que se pongan en marcha los procesos de cambio de fase de mi estructura energética y mental que sustentan los mecanismos de proyección de mi realidad, para que estos se desalineen respecto a la llamada “realidad base”. Solicito, y doy permiso permanente, para que todos los procesos de captación de datos que usan el material de la realidad base para construir la proyección de mi realidad personal alteren los parámetros que sincronizan este contenido con el conjunto de aquello que proyecto, variando su fase para que los datos de la realidad base no influyan o tengan prioridad en la emisión de mi holograma personal. Solicito, y doy permiso permanente, para que mi Yo Superior ejecute todos los cambios necesarios para completar este proceso y que mis mecanismos de creación de la realidad no sean usados para emitir al mundo aquello que la Rb contiene e imbuye en todos los seres humanos para formar la realidad común en la que existimos. Gracias.

 

Básicamente, con este cambio, dejamos de ser proyectores de lo que las ondas de la Rb contengan, independientemente de que lleguen por uno o más canales, pues al tener unos ciertos parámetros de prioridad asimoss, serán detectados por nuestros mecanismos de captación de datos que nuestro YS habrá ya modificado para anular y desfasar y que no afecten, o afecten mínimamente, al conjunto de la realidad que emitimos.

Como es lógico, soy consciente de que para que esto tuviera algún efecto notable en el mundo todos los seres humanos deberíamos hacerlo, esto y otras muchas cosas que a lo largo de los años hemos explicado, pero es un paso adelante para que, al menos, unos cuantos miles de personas, los que terminéis haciendo el ejercicio, dejemos de ser usados como proyectores de una realidad base que, en su mayoría, no contiene especialmente nada que ninguno de nosotros consideramos como parte de lo que nos gustaría que fuera la realidad común y global para todos los seres humanos.

En el siguiente artículo, para redondear el tema, hablaremos un poco del libre albedrío, y de sí, entonces, estamos realmente en control de nuestras vidas y destinos, si realmente lo que pasa ahí fuera tiene algo que ver con decisiones conscientes de la gente o si todo forma parte de un proceso inconsciente en el que las cosas “pasan” y no tenemos control alguno sobre ellas por mucho que nos esforcemos en querer modelar nuestra vida como nos gustaría que esta fuera.

Formación en desprogramación mental y sanación energética. Aprende a desbloquear el potencial inherente en tu psique, tu sistema energético y los mecanismos de creación de tu realidad.
Descubre cómo
 

Recibe nuevos artículos, noticias y novedades en tu email, Telegram y Twitter, o pásate por nuestro espacio en Quora

error:

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

EMEDT - Escuela de Metafísica y Desarrollo Transpersonal will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.