Reforzando el cordón dorado o línea del Hara

Uno de los temas que tocamos en todos los niveles de la Desprogramación Mental y la Sanación Energética es la estructura del ser humano, como ya sabéis todos, pues es básico conocer en profundidad cómo estamos constituidos para entender dónde y cómo se está produciendo la sanación que ejecutamos a través del Yo Superior. Para entender mejor esta estructura, y aunque ya hemos hablado del componente que representa el cordón dorado o línea del Hara, vamos a ampliar en este artículo su funcionamiento, estructura y composición.

Ya conocéis por los apuntes del curso que la línea del Hara nace en el Yo Superior y termina en el centro etérico del planeta, “atravesando” toda la estructura del ser humano, cuerpos sutiles, chakras y enlazando con nuestro planeta. El cordón dorado o Hara es pues la conexión que nos une a la Tierra y nos aporta energía desde su núcleo, cuando estamos bien conectados, y nos “enlaza” a nuestro Yo Superior para permitir la “gestión”, conexión, apoyo, supervisión, ayuda, etc., que este brinda a la personalidad y al alma.

Está formado por un tipo de energía que podríamos denominar “prana de alta vibración”, y aunque está descripción no nos diga mucho por si sola, podríamos decir que es la energía de los campos de la Tierra en sus planos más elevados la que se usa para la “creación” y formación de este cordón en el extremo que va desde el centro de la esfera de consciencia, en el noveno chakra o centro de consciencia universal, hasta el núcleo etérico del planeta, siendo el trozo que va desde el YS hasta el centro de la esfera de consciencia del ser humano (este concepto se estudia a fondo en el primer nivel de DM) energía del propio YS que “estira” parte de su estructura para crear este “hilo energético” hacia el “avatar” que ahora usamos.

El cordón dorado es, por lo tanto, uno de los canales que, como terapeutas, tiene más importancia a la hora de poder tener respuestas claras, funcionales y sin distorsión, pues la “onda” que emite el YS con la respuesta que luego se manifiesta en el movimiento del péndulo, lo ha de recorrer por completo. Ya habéis visto también que cuando nos sale el bloqueo de cordón dorado dañado (del nivel 2) puede deberse a varias razones: implantes etéricos o dispositivos en el mismo, entes anclados o acoplados, fugas de energía, distorsión por exposición a campos wi-fi o electromagnéticos de alta potencia, etc.

Para reforzarlo, no solo es necesario hacer la sanación con el protocolo del curso de los bloqueos o problemas que presente, sino que es importante que trabajemos también en la meditación del segundo nivel con una visualización o con una petición que nos permita dotar de más robustez esta “línea de comunicación”. Tanto sea con una visualización o simplemente con la intención, la idea es solicitar que nuestro cordón dorado se refuerce y se restaure por completo a través de la energía del YS que se imbuya en todas sus partículas y lo haga más robusto. Esto se puede hacer también con una simple petición del tipo:

Solicito a mi Yo Superior y doy permiso permanente para que refuerce, restaure y haga más robusta mi línea de Hara o cordón dorado, dotándolo de las capacidades y potencial necesario para ejecutar las funciones comunicativas y energéticas que son necesarias para el buen funcionamiento de la conexión entre el Yo Superior, el alma y la personalidad. Solicito que se inserte en todas las partículas del cordón dorado la energía necesaria para poder empoderar mi línea del Hara y protegerla ante influencias o distorsiones externas no alineadas con mi bien mayor. Gracias.

Aprende técnicas de sanación energética y desarrolla tu potencial humano

Buscador del blog

error: