Metafísica - Estructura de la realidad - Mente y Consciencia -  Sistema energético del ser humano 

Los pilares de la “Matrix” – ¿Cómo se construyen las estructuras de una realidad? – Parte II

Tal y como hemos visto en el artículo anterior, pongamos que la Tierra ya se encuentra con todos sus mecanismos de funcionamiento en marcha a nivel global, con una naturaleza funcional, creciendo, evolucionando y floreciendo de forma automatizada, y una fauna que se va desarrollando en el planeta según las decisiones que sus mentes grupales hayan adoptado, y los acuerdos entre especies a los que se hayan llegado. Entonces ¿Qué sucede ahora?

Bien, pongamos que, entonces, llega una raza al planeta que se quiere instalar en el mismo, que básicamente fue lo que sucedió en la Tierra cuando llegaron asimoss y vieron el enorme potencial que nuestro planeta tenía a nivel de recursos naturales.

Dejando de lado todo el desarrollo de la historia respecto a las razones que les llevaron a manipular al manu, que había sido creado por amoss a partir de la manipulación del troodón autoconsciente, que había sido creado anteriormente por una raza que la ufología llama “nórdicos” a petición del logos planetario, usando un saurio como el troodón, que había sido escogido por las jerarquías logóicas para ser el ”cuidador de la biosfera” planetaria, tenemos que, cuando asimoss (o cualquier otra raza) llega a un nuevo planeta, no tienen una realidad propia en la que asentarse y sobre la cual proyectar sus procesos mentales para crear “el mundo en el que existen/han de existir”.

Construyendo estructuras de realidad superpuestas a la realidad planetaria

¿Cómo se hace entonces cuando llegas a un nuevo planeta y tus estructuras mentales no son compatibles con la mente y estructuras de realidad “sustrato” del logos de ese planeta?

Ahora empieza lo complicado. Primero, siempre que alguien de una raza sale de su planeta, y se va a otro, se lleva consigo una conexión al IC de esa raza. Si el ser humano se mueve a Marte o al planeta que sea, aquella persona que se meta en la nave y aterrice donde sea lleva un “hilo psíquico” que le sigue conectando a su IC de origen.

A la mínima que un miembro de cualquier especie pone un pie en la estructura energética y física de un planeta que no es el suyo, regido por un logos propio y con sus fuerzas “ayudantes”, existen mecanismos automatizados en ese logos que crean una “burbuja de realidad” acorde a la información que esa persona emite y que, en instantes, permiten al logos “anfitrión” dotarlo de una conexión entre su estructura mental (la de la persona o especie que llega o aterriza en ese lugar) y la estructura mental del planeta al que hemos llegado.

Para que se entienda mejor, en el momento en el que asimoss entran con sus naves, cruzando un portal o viniendo como sea a la Tierra, Kumar “capta” y habilita, inmediatamente, un “conversor” de “psique asimoss” a “sustrato planetario terrestre”.

De esta forma, no ha tomado tierra aun la nave (por decirlo así) que las proyecciones mentales de los asimoss que van a bordo ya tienen un mínimo de compatibilidad con la estructura mental y etérica de la Tierra.

De no ser así, esa raza no tiene siquiera permiso para acercarse al planeta, porque la psique planetaria del logos rechaza la “interacción” con la psique de los miembros de esa raza, y no se les permite la entrada. Todo esto, por supuesto, gestionado por el SER de Asimoss, que está conectado al IC Asimoss, que está interactuando a través del cuerpo mental de los asimoss que están en esa nave cuando ésta se acerca al planeta, y que es detectada por el logos planetario, quien ordena (automáticamente, es uno de los muchos procesos automatizados que todos los logos de todos los planetas implementan para facilitar la entrada y salida de múltiples razas en sus “dominios”) a sus jerarquías la preparación de la conexión mental para permitir la entrada al planeta de los miembros de esa especie.

Para la humanidad, si algún día nos convertimos en una especie multiplanetaria, es lo mismo.

Aquellos seres humanos que se vayan como primeros colonizadores a cualquier planeta llevarán consigo la conexión a nuestro IC, que, a través del mismo está conectado al SER de la Humanidad, que “negociará”, en tiempo real, con el logos planetario de allá donde vayamos para permitir que, el ser humano, se acerque al planeta tal, y, si se da el caso, aterrice, y, desde ese momento, haya una compatibilidad de nuestra psique y proyección de realidad con el sustrato base de realidad que tenga el planeta donde hayamos ido. Es realmente complejo y lo hemos súper resumido, pero espero que se entienda el mecanismo.

Montando una estructura de realidad permanente para REC

Bien. Sigamos con el proceso. Si tú vas a un planeta, lo visitas y a los dos días te vas, únicamente interactúas con los mecanismos de interconexión temporales que el logos te ha dado, y listo, algo así como una especie de pase de temporada para dos días. Luego, te vas, y, como te llevas contigo la conexión a tu IC y todo lo demás, pues todo queda igual que estaba antes de tu llegada para ese logos planetario y sus fuerzas de asistencia.

En el caso de la Tierra, como ya sabéis, las cosas no fueron así. REC vino y se quedó. Inicialmente fueron asimoss y amoss, pero luego empezaron a llegar un puñado más de razas (Zuls, alomiss, Animiss, rashids, etc.) que, bajo los acuerdos de colaboración que hicieron entre ellas, vieron la necesidad de crear estructuras propias de realidad para sostener sus modos de vida y sus experiencias, procesos evolutivos y demás.

Por lo tanto, había que crear una realidad “REC” encima de la realidad “sustrato” del planeta, para convertir el “pase temporal” en “permiso de residencia”. Y ¿Cómo se hace eso?

Primero, y de nuevo, se pone una capa de partículas astrales dentro del plano mental del planeta “por encima” de la realidad sustrato del reino mineral, flora y fauna, y se desfasa un poco para que no se “chafen” (algo así como poner sus realidades “de lado” para que no taponen o “pisen” o interfiera con los procesos planetarios que hemos explicado antes, de regulación del ecosistema, del clima, de los procesos evolutivos de elementales y otros seres que habitan el resto de planos del planeta, etc.).

Así, razas como asimoss, que tienen este conocimiento y dominio sobre el funcionamiento de estos mecanismos, anclan primero a su “SER”, el SER Asimoss, el SER Amoss, el SER de los Rashids, el SER de los Zuls, etc., sobre esta capa astral “sustrato”.

Una vez están estos SERES de sus razas “conectados” (que siguen existiendo y están ubicados principalmente en el plano mental de sus planetas de origen, de forma que, el mecanismo, es algo así como “estirarlos” para que tengan una conexión en la Tierra y, así, sea compatible la evolución asimoss tanto en la Tierra como en sus lugares de origen regidos por el mismo SER de su raza), entonces se preparan espacios mentales para ubicar sus inconscientes colectivos, que cada raza trae consigo el propio y, luego, como REC acordaron compartir estructuras de realidad, tienen un IC común para todos ellos también.

Una vez la capa sustrato, la conexión con sus SERES, y la ubicación de sus ICs está completada, cada raza proyecta sus reglas evolutivas a sus respectivos ICs de raza, sus “paradigmas” (las reglas de cómo evoluciona esa especie, adecuándolas según las normas planetarias del logos de la Tierra) y, luego, deciden y proyectan (programan) las reglas mentales y energéticas de cómo van a interactuar entre ellas (las normas de “coordinación” entre todas las razas que forman “REC”, automatizadas para la mayoría de acuerdos a los que han llegado sobre cómo repartirse el poder, las regiones sobre las que cada clan o raza tiene influencia o se hace responsable de su gestión, sus fuentes de nutrición energética, etc.)

Cuando todo lo anterior a nivel mental ya está completo, se replica todo ello a nivel etérico, y, cuando todo está consolidado a nivel etérico, entonces se pueden empezar a crear fácilmente las estructuras físicas para sostener su sociedad: sus ciudades, sus bases y centros operativos, sus lugares de recreo, todo lo que nosotros tenemos en nuestra sociedad pero en su contrapartida “REC” (estructuras de poder entre clanes, organizaciones de gestión de sus disputas- el equivalente a juzgados y tribunales, estructuras económicas de la sociedad asimoss, amoss, sus mecanismos sociales que rigen la forma en la que los miembros de cada raza se organizan entre ellos, etc.)

Inicialmente, estas estructuras físicas se empezaron a construir a pequeña escala, tanto bajo tierra como algunas en superficie, pues, debido a los cambios geológicos que la Tierra estuvo sufriendo durante milenios, era más seguro tener todo en instalaciones dentro de cuevas y cavidades abiertas que el planeta tiene por toda su estructura interna que en superficie.

Y, así, una vez todo ello se completó, REC ya tuvo una realidad propia completamente funcional, equivalente a las estructuras de realidad que tienen en sus planetas, pero sobre el sustrato base de Kumar y con las reglas base de Kumar, y no necesitó ya usar el mecanismo de conexión “para invitados” que ofrece el planeta, obteniendo los “permisos de residencia permanentes” y, por lo tanto, ya pudieron interactuar y moverse por todos los planos de la Tierra (desde el causal/mental hasta el físico, ya que normalmente el logos de ningún planeta no permite que se actúe en sus planos y estratos superiores) y puedo asentarse como especie habitando este lugar y desarrollarse en el mismo. Grosso modo, este será el mismo mecanismo que se pondrá en marcha cuando la humanidad se vaya a otro planeta, si vamos, y lo colonicemos, si lo hacemos.

Por lo tanto, y con la explicación de este segundo nivel de realidad, ahora ya nos queda por explicar la creación de las estructuras de realidad humana, nuestra “matrix”, encima de la realidad REC, que está a su vez, y como hemos visto, “encima” de la realidad “sustrato” de la Tierra, y, ya, de eso, nos ocuparemos en el siguiente artículo.

un saludo,
David Topí

Si te ha gustado el artículo, aquí nos puedes invitar a un café 


Profundiza en este tema y amplia tu conocimiento sobre los diferentes aspectos “del mundo que no vemos”