Estudiando el mundo que no vemos

Cómo afectan los procesos de sanación y limpieza planetaria en nuestras realidades y proyecciones individuales

Habíamos comentado en el artículo anterior que la inserción de un cierto tipo de energía y flujo «desatascador» en el sistema de canales del planeta, introducido por el propio logos para continuar con los procesos de autosanación que se están dando en la Tierra, iba a ser aprovechado por nuestros YS para insertar este mismo tipo de flujo «desatascador» para que haga la función de limpiar nuestras propias burbujas y proyecciones personales, de manera que íbamos a tener la oportunidad de cerrar temas «atascados», pendientes, dejados por ahí en «punto muerto», etc. Es por eso que, os decía, nos aconsejaban nuestros guías que era el momento de limpiar y cerrar temas «cleaning our backlog» o, lo que es lo mismo, mirar todo lo que está pendiente y empezar a cerrarlo, a cancelarlo si ya no tenemos intención de seguir con ello o desecharlo si aún ni siquiera hemos empezado a hacerlo pero no le vemos ya sentido que siga estando en la lista de cosas pendientes.

Influencia desde los niveles inferiores de realidad

Ahora bien, ¿Cómo es que las energías insertadas en las estructuras del planeta pueden entrar en nuestras propias proyecciones individuales y tener el efecto que tienen? A nivel intuitivo, posiblemente es obvio, pues todo lo que pasa en el planeta nos afecta siempre de mil formas diferentes, así que veámoslo un poco a nivel «técnico», para entender el mecanismo de intersección e influencia de estas energías sobre nosotros.

Recordemos que la realidad humana está construida sobre la realidad asimoss y la realidad asimoss se sustenta sobre la realidad planetaria, la que el propio logos proyecta para sí mismo desde su propia «mente» y que es el sustrato mental, etérico y físico para el reino mineral, animal y vegetal y para todos los seres que forman parte de las fuerzas de la naturaleza y el ecosistema medioambiental del planeta. La base teórica de todo esto la tenéis en los artículos de los dos o tres últimos años.

Por lo tanto cuando la Tierra se auto regenera a sí misma limpiando sus estructuras de base (partícula a partícula, átomo a átomo, limpiando las cargas y contenidos, bloqueos y acumulaciones, bolsas y energías que el propio logos quiere desechar), entonces la estructura de realidad de asimoss y REC en general se «remueve» y se producen cambios en ella, que afectan, por supuesto, a todo el entramado de «cosas» que suceden para REC, y, posteriormente, esos cambios, limpiezas y sanaciones «se infiltran» en la realidad humana y, de igual forma, se producen restructuraciones, cambios, sanaciones, disoluciones, limpiezas, etc., en todo lo que atañe a nuestra realidad común.

El proceso continuo de influencias que marcan nuestra realidad

Cómo ya hemos visto anteriormente a lo largo de diferentes artículos, la realidad humana global se forma por la proyección de las realidades personales de cada uno de nosotros, los 8 mil millones que más o menos en estos momentos andamos por el planeta. Pero, la realidad individual de cada uno, como habíamos diagramado también anteriormente, se forma por la suma de decenas de «ondas» y contenidos, entre ellos, la influencia de la Realidad Base (Rb), de los inconscientes colectivos, de los sistemas de creencias, de la programación que cada uno lleva a cuestas, de las experiencias de otras encarnaciones y su influencia en esta vida, de las energías externas al planeta que modulan nuestro sistema energético, de las influencias de nuestros sistemas familiares y realidades compartidas con otras personas, etc., etc.

Todo esto es recogido por el SER de la Humanidad, consultado con nuestro YS y nuestros «yoes globales» y, de ahí, a partir de los mecanismos automáticos de proyección y manifestación de la realidad, sale el mundo que vemos y tenemos ante nuestros ojos al despertarnos cada mañana.

Así que, si ya vamos viendo cómo está todo relacionado y lo complejo que es el proceso de cocreación del mundo que habitamos, cuando añadimos que, desde el sustrato de realidad planetario, el propio logos hace cambios en todas sus estructuras, todo lo anterior se tiene que ajustar acorde a los nuevos parámetros y estados energéticos que la Tierra marque para sí misma, y de los cuales depende primero el estado de la realidad de REC y luego el estado de la realidad humana.

Diferentes flujos que recorren todo el sistema de canales planetario

Entonces, volviendo al tema inicial de cómo nos afecta el que la Tierra inserte un cierto tipo de energía u otro en sus estructuras, para que esta pueda afectar a nuestra propia proyección individual de la realidad, pensemos en cómo está estructurado el sistema de canales del planeta.

Posiblemente todos tenéis una cierta idea de cómo funcionan los meridianos del cuerpo humano, el sistema de canales de energía que tanto a nivel físico como etérico, y también mental, permite al prana o chi llegar hasta la última célula de nuestro cuerpo o hasta la última partícula de energía del sistema sutil que tenemos. Aunque en enseñanzas como la medicina tradicional china se estudian los meridianos y nadis principalmente del cuerpo físico-energético y etérico, que son los que se usan en técnicas como la acupuntura, existen canales y meridianos en todos los cuerpos sutiles y sus ramificaciones llegan a todos los elementos de nuestra estructura a todos los niveles de esta.

A nivel planetario es idéntico. Existen millones de canales energéticos a nivel físico, etérico, astral y mental, y su capilaridad de extiende hasta el último rincón de la estructura del planeta. El «motor» y tantien principal de todo este entramado de canales planetario es el núcleo físico y etérico de la Tierra, así que, de forma más o menos genérica, todas las grandes arterias que llevan flujo de un punto a otro del globo tienen su origen, pasan o cruzan por el mismo núcleo para recoger o dejar la energía que transportan. El núcleo del planeta, como en todos los planetas, tiene una conexión con el vertedero solar, de manera que todos los «desechos» energéticos de la Tierra recogidos por los millones de canales y puntos de absorción del globo (sus chakras, tantiens y otros mecanismos) son enviados hacia el núcleo terrestre y, de ahí, son insertados en el vertedero solar para su transformación, disolución y reciclaje.

Cuando se quiere limpiar la Tierra a nivel estructural, tanto físico, etérico, astral como mental, desde el propio núcleo el logos genera el tipo de «fluido» que es requerido, así que, si toca «desengrasar» algo pues se inserta una energía con códigos de «desengrasar» y desincrustar aquello que esa energía toque. Si hay que eliminar algo, pues el flujo desde el núcleo terrestre lleva códigos de «destrucción», «eliminación» o «borrado» de lo que sea que ese flujo encuentre a su paso. Estas energías, entonces, se ponen a circular por todo el sistema de canales del planeta en todos los planos y, poco a poco, se van limpiando las estructuras que lo reciben, algo que puede tardar meses o años, pues el ritmo de restructuración planetaria tiene que ser lo suficientemente lento para permitir que las formas de vida tanto vegetal, como animal, como humana, como de REC y otras razas, seres y habitantes de todos los planos, puedan seguir su curso, sus evoluciones, sus procesos, con la mínima interferencia posible (dentro de lo que cabe).

Energías de limpieza que entran en nuestro repositorio mental personal

Puesto que la realidad humana (como todas las demás de todos los seres) se emite desde el plano mental, y todos nosotros poseemos un «almacén personal» donde archivamos todo lo que emitimos desde nuestro cuerpo mental y esferas mentales, y con ello se crean los escenarios y situaciones, cosas y eventos que nos pasan luego en nuestra vida, cuando los flujos energéticos puestos a rodar por el planeta que circulan por el plano mental penetran en nuestros propios «almacenes de información» y repositorios de creación de nuestra realidad, la energía que forma los eventos que van a ser parte de nuestra vida se ven afectados por los códigos y parámetros de esa energía que recorre ese plano.

Así, los escenarios y «cosas» que estamos proyectando y que se van a ir viendo manifestadas paulatinamente (o rápidamente, como decíamos en el artículo anterior, según la presencia o no de ralentizadores y reguladores en los canales de bajada desde el mental al físico) se alteran y actualizan con la influencia de los ríos de energía «de limpieza» que ahora mismo recorren todo el planeta. En consecuencia, nuestras propias realidades activan procesos de «limpieza», esos procesos de limpieza se imbuyen en todos los escenarios y eventos que están en nuestro repositorio mental, dando lugar a la regulación de las situaciones que, nuestros YS, almas y supralmas consideran oportuno «activar» y sacar a la luz para que se «limpien» (que es lo mismo que decir que son procesos que se sanan, se cierran y se cancelan ya para siempre dando por válida la experiencia vivida o los aprendizajes obtenidos con ellos).

Entonces, como lo que se está «limpiando» a nivel mental se limpia automáticamente a nivel etérico y a su vez se «limpia» a nivel físico, lo que vemos en nuestra realidad, según cómo la tenga configurado cada uno, son «cosas» que se van activando y van saliendo a la luz de nuestra consciencia y en nuestro día a día a medida que «desde arriba» las van «sacando» para «sanarlas» y cerrarlas.

Procesos que están dentro del macro plan para la regeneración del planeta

Este, proceso, que espero que se entienda grosso modo, no está diseñado para poner nuestra vida patas arriba activando ahora de golpe todo lo que lleva años atascado, bloqueado o taponado, pero el efecto de una limpieza tan global como la que el planeta está poniendo en marcha para sí mismo tiene ese efecto en todas las realidades individuales de todos nosotros, de todos los miembros de REC, de todas las formas de vida del reino animal y vegetal, de todos los seres que habitan el planeta en otros planos, de todas las fuerzas de la naturaleza, etc.  Como habíamos dicho en otros artículos, nuestro logos planetario y todas sus jerarquías superiores, habían dado la «orden» a REC de abandonar el planeta e irse a Marte (en realidad, les habían dado la opción de adaptarse por completo a la estructura de la Tierra una vez regenerada o abandonarla, y, como habíamos mencionado, han optado por lo segundo) y habían dado la orden a todos los YS de preparar la salida de toda la humanidad hacia la nT, y, en el proceso, cerrar todo lo que está pendiente, recoger la casa y dejar todo en orden, porque la Tierra, en unos cuantos siglos (esto no es algo que pase de hoy para mañana) ha de verse libre para iniciar una nueva oleada de vida vegetal y animal, y retomar así el proyecto de ser un ecosistema «repositorio» natural para esta zona de Eur donde estamos, tal y como era su proyecto original hace miles de millones de años y que tuvo que ponerse en stand-by por las circunstancias de asistencia al paso evolutivo de todo Eur que ya hemos visto, la intervención de REC y los procesos de creación de la humanidad tal y como se han dado en nuestra historia.

Así que esta fase de limpieza es otro paso más en esa dirección, hacer que el planeta vaya regenerándose, empujar un poquito para acelerar el traspaso de la realidad REC hacia Marte, hacer que todos los seres humanos vayan «cerrando» temas y poniendo su vida y procesos evolutivos en orden, cancelar procesos, “karmas”, «historias pendientes» entre nosotros, tanto a nivel individual como a nivel grupal, como a nivel de naciones y nacionalidades, de culturas, etc., etc. Tenemos quizás algunos siglos por delante para hacer este trabajo (a nivel global me refiero), pero siglos a nivel humano son meses en la percepción temporal de REC y meros días en la percepción temporal de nuestro logos planetario. A nivel individual, tenemos periodos más intensos de cambios en nuestra vida y periodos más laxos.

Ahora, como os decía en el último artículo, vienen unos meses de «cerrar temas» (no por obligación sino porque las energías “globales” que circulan por el planeta lo permiten con más facilidad ahora que cuando no están), luego quizás tengamos periodos de expansión y avances de nuevo, luego otro periodo con algún otro punto importante a trabajar a nivel macro planetario que podamos aprovechar también a nivel individual, etc. Ya iremos viendo. De momento, echad un vistazo a vuestra realidad, y aprovechemos para limpiar, cerrar, cancelar o quitarnos de en medio todo aquello que nos permita «clear our backlog«.

 

Curso de autosanación energética y desarrollo del potencial mental


Aprende a desbloquear el potencial inherente en tu psique, conectar con tus niveles superiores de consciencia, sanar tu sistema energético y dominar los mecanismos de creación de tu realidad
Detalles e información
 

error:

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

EMEDT - Escuela de Metafísica y Desarrollo Transpersonal will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.