Estudiando el mundo que no vemos

Las jerarquías solares que están a cargo del «desmontaje» de estructuras en nuestro planeta y el proceso de limpieza energética de lugares

A lo largo de estos últimos meses, hemos ido explicando todos los mecanismos involucrados respecto al paso de la humanidad a la nT, los procesos que nos quedan por completar a cada uno en particular y a nuestra especie en general, lo que REC tiene que hacer para cerrar sus “cosas” e irse definitivamente, y lo que ya, desde hace un par de años, Kumar y las fuerzas de la naturaleza, junto con los millones de seres que forman parte de las jerarquías logóicas han puesto en marcha para regenerar el planeta.

En algún tweet, o respondiendo a alguna de vuestras preguntas, decía que el proceso que estamos viviendo actualmente, y que tiene varios siglos por delante, es el equivalente a una fiesta en la que el anfitrión decide que es momento de empezar a recoger la casa, así que pide (amablemente) a todos los que se encuentran en ella que comiencen a recoger sus cosas, y a marcharse, sin prisas, pero sin hacerse los remolones ni quedarse aun esperando a ver si la fiesta continua un poco más.

Lejos de pretender comparar la vida en la Tierra con esa supuesta fiesta, las directrices macro planetarias para todos los que formamos parte de la vida consciente en el planeta son idénticas. Como os decía en artículos anteriores, Kumar pidió a todos los YS que iniciaran el proceso de salida de todas sus encarnaciones hacia la nT, a REC que recogieran y desmontaran todos los entramados, estructuras, bases, y mecanismos que han ido instalando en la Tierra desde que llegaron aquí, y, tanto a la humanidad como a asimoss y compañía, que dejaran la Tierra “libre” lo antes posible (en términos “cósmicos”) para poder empezar el proceso de regeneración planetaria que va a dar lugar, dentro de varios siglos, a una nueva oleada de vida únicamente formada por flora y fauna, y que va a sostener, y convertirse, en el proyecto de “arca de la biosfera” que Kumar estaba destinado a ser desde el momento en el que se inició su rol como logos de nuestro planeta.

Como ya hemos comentado también, este proyecto quedó en pausa hace millones de años, pues fue mucho más prioritario realizar la labor de sostén planetario para el paso evolutivo de todos los sistemas de Eur, algo que, al haber finalizado ya esa función, deja libre a Kumar para seguir con su otro propósito, que requiere, por lo tanto, un “reset” total de la estructura física y energética del planeta, y una limpieza tremendamente profunda de todas las partículas y elementos que forman la Tierra en estos momentos.

Este trabajo no es algo rápido de hacer. Lo primero es desmontar enormes mecanismos y sistemas de anclaje que han sostenido a millones de planetas, estrellas y estructuras galácticas durante incontables milenios.

Es como si, tras una obra faraónica en un edificio enorme, todos los operarios ahora tienen que desmontar los miles de andamios y vigas de apoyo que usaron durante las obras. De este trabajo se encargan seres que forman parte de esos grupos que llamamos “jerarquías logóicas”, de las que hemos hablado de forma genérica en varios artículos, y que están formadas por millones de seres que asisten tanto a Kumar, como a Rawak (el logos solar) como al resto de logos de nivel superior en sus incontables tareas de sostener la vida y los procesos de crecimiento por toda la galaxia, el universo, el cosmos, y la “Creación”.

Un trabajo encargado a las jerarquías solares

Para desmontar estos “andamios” y vigas energéticas, están trabajando en ello, principalmente, varios grupos de las jerarquías solares que tienen experiencia en crear estructuras a nivel de sistema solar, permitiendo a los miembros de las fuerzas de la naturaleza de nuestro planeta dedicarse a la tarea de limpiar el mismo. No he entrado nunca en detalle a explicar quienes son estos grupos, pues, de los cientos o miles de ellos que existen, no tenemos especial conocimiento en ningún sitio ni en enseñanzas anteriores de la humanidad. Hoy, si acaso, vamos a dar unas pautas respecto a unos pocos grupos que forman parte de esas jerarquías solares y que están tremendamente activos en nuestro planeta en estos momentos.

Estas jerarquías, que son varias, tienen funciones asignadas por Rawak para cada cosa que se requiere hacer dentro del sistema solar, y que, grosso modo, os puedo resumir como os lo pongo a continuación. Los nombres que os indico están en Irdin, tal y como mi YS me los ha enseñado a mi, que ya vimos también en un artículo anterior que es el idioma común de la mayoría de las especies conscientes en Eur, y el que estos grupos se dan a ellos mismos usando este “esperanto galáctico” cuando necesitan ser identificados inequívocamente por miembros de diferentes razas o grupos que, aun pudiendo tener sus propios términos o nombres para ellos, reconocen estas denominaciones en Irdin y comprenden a quienes hacen referencia.

Así, los principales grupos que están trabajando en desmontar todas las estructuras que han sido usadas como apoyo al proceso de paso evolutivo en Eur son:

  • Jaleth: Son una jerarquía/conjunto de seres encargados de la disolución de estructuras “micro”. Es decir, son un grupo de seres que tienen el poder, la capacidad y la “potencia” para entrar en pequeñas estructuras como lo serían las juntas de unión entre dos macro vigas de soporte, y desmontarlas, “desatornillarlas” y disolver sus elementos constituyentes, pues sus propios “cuerpos energéticos” son finos, maleables y caben, por decirlo así, entre las uniones “cuánticas” de los diferentes elementos que han de desmontar.
  • Ssoleth: Es la jerarquía/grupo de la disolución “macro” de estructuras. Trabajan en colaboración con el grupo anterior, pero tienen el poder y la fuerza y la capacidad para desmontar, literalmente, vigas que se apoyan entre dos planetas, por ejemplo, conexiones que se hacen entre planetas y sus satélites, etc. Aunque se haga difícil de imaginar, todos los planetas están conectados entre sí por estructuras de apoyo, y entre ellos y el Sol, siendo este grupo de seres los responsables de su mantenimiento y buen funcionamiento general.
  • Muath: Es la jerarquía de la deconstrucción de estructuras, soportes y vigas “solares”. Es decir, igual que el grupo anterior, estos seres pertenecen al conjunto de “apoyo” que desmonta todos los “andamios” y enlaces, puntos de apoyo, anclajes, etc., que todos los sistemas de sostén al paso evolutivo han acoplado directamente al Sol.
  • Lisath: Son el grupo y jerarquía que trabaja en la separación de mónadas, partículas, estructuras, etc. Son aquellos seres que, bajo coordinación de Rawak, como los demás, tiene la capacidad y el poder para disolver a nivel de mónada acumulaciones energéticas, bolsas, egregores, etc., rompiendo los enlaces de unión entre ellas y transformándolos si es necesario para otras funciones.
  • Noath: Jerarquía de la construcción y destrucción de muros, barreras y membranas solares. Son los encargados de construir, mantener y deconstruir, también en este caso, las membranas de protegen y separan niveles dimensionales, planos energéticos, campos de energía de los propios planetas, etc. Son los encargados, por ejemplo, de mantener la heliosfera como el campo de partículas que rodea al sistema solar y lo protege de la radiación y energías y corrientes interestelares.
  • Lianth: Son los seres que forman parte de la jerarquía que se encarga de la extracción de estructuras completas, sin disolver. Son aquellos seres que pueden coger un meteorito, por decir algo, y llevárselo directamente a cualquier otro sitio, sin desmontarlo, sin destruirlo, como el que se echa al hombro un saco de 100kg y se pone a andar con él para llevárselo a cualquier otro lugar donde haga falta. Pueden trabajar a nivel físico-energético y etérico si hace falta, con lo que, literalmente, si recibieran instrucciones para ello, podrían mover de sitio un satélite, un meteorito, un elemento el que sea por cualquier parte del sistema solar, etc.
  • Adepth: Son el grupo equivalente a unos programadores insertando instrucciones en los campos de energía que forman todo el sistema solar y todos sus subniveles, incluyendo programación de todos los mecanismos que hacen funcionar en automático los cientos de miles de procesos necesarios para que todo el sistema solar funcione correctamente.

Así, estos grupos son, y serán, durante las próximas décadas, los encargados de quitarle a nuestro planeta hasta el último anclaje, punto de apoyo, viga o andamio que Kumar ha necesitado desde prácticamente su creación para sostener al resto de sistemas y planetas de Eur.

Tienen mucho trabajo por delante y tienen prioridad en sus procesos respecto al resto de lo que se tiene que dar en el planeta. Es decir, si hay que quitar un pilar de energía que está en cualquier punto del planeta, pero también hay que limpiar la zona, o sanar algo ahí, o quitar un egregor o lo que sea, primero se hace el trabajo de las jerarquías solares, y, hasta que no se ha completado, no pueden las fuerzas de la naturaleza y las jerarquías logóicas de Kumar entrar a hacer otras tareas, que, en este caso, se consideran muy importantes pero secundarias al trabajo de desmontaje de los grupos solares.

Pasos y etapas en el proceso de desmontaje

¿Cómo se actúa entonces? ¿Cómo hacen para quitar algo de algún sitio? ¿Qué impacto tiene en la realidad de esa zona?
Como en cualquier obra a pie de calle de cualquier ciudad, pues primero hay que establecer unas protecciones y estructuras para que, los peatones, por ejemplo, vayan por la acera de enfrente y no crucen por debajo de los lugares donde están los obreros picando en el suelo o derribando una pared. A nivel sutil, digamos que se hace poniendo ciertas membranas o barreras energéticas que limitan la circulación de procesos de realidad en esa zona, lo cual también hace que menos personas se sientan atraídas a estar o pasar por ahí y que evita que incluso fuerzas de la naturaleza entren temporalmente hasta que no se termine el trabajo de las jerarquías solares, y se permita la libre circulación de nuevo por ese espacio.

Por absurdo que parezca, estas jerarquías logóicas pueden incluso aprovechar las obras «físicas» que se hacen por cientos por todas las ciudades por todas las partes del mundo para sincronizar sus procesos de limpieza energética con los procesos de trabajos «físicos» en el plano material, pues si ya hay ciertas barreras y vallas que impiden a coches y personas pasar por ciertos lugares mientras hay obras en ellos, dejando de lado que haya unas pocas decenas de trabajadores en esa zona, el resto del espacio está mucho más libre para entrar a quitar algo.

Ese «quitar algo» siempre es un proceso que se inicia con la estructura mental de ese anclaje, punto de sostén, viga o andamio, de manera que, por muy raro que suene, las vigas «mentales» son igual de sólidas para los seres del plano mental que para ti lo es la pared de tu casa. Por lo tanto, hay que trabajar igual de duro para sacar una estructura mental desde ese plano que nosotros para abrir una zanja en la calle y hacerle hueco a una nueva tubería.

Cuando la estructura mental de algo ya está desmontada, entonces se procede con la estructura etérica, que sigue siendo «tangible» y «material» para los seres del plano etérico, aunque para nosotros sean cosas «energéticas», y, cuando se ha desmontado también esa parte, entonces se quita la parte físico-energética, que son las estructuras de soporte en el nivel más denso al que estas jerarquías solares llegan para limpiar algo en el planeta.

En general, si hay miembros de cualquiera de los grupos que os he mencionado antes en alguna zona del globo trabajando muy cerca del plano físico, suele haber también materializado algún tipo de restricción «tangible» para nosotros, para no poder acceder a ese lugar físico temporalmente, y, sea manifestando ellos algún tipo de realidad sobre la zona que haga desviarse el tráfico de los coches o la gente que pasa por ahí, o sea aprovechando algún otro proceso ya en marcha en ese lugar, normalmente se bloquea el acceso a esos puntos durante las horas, o días, que se tardan en desmontar cada uno de estos puntos de soporte, andamios, vigas y anclajes que están por cientos de miles por todo el planeta.

Entran en juego las fuerzas de la naturaleza y jerarquías logóicas planetarias

Una vez lo anterior se ha completado, entonces sí que se permite y se indica ya a los miembros de otros grupos que forman parte de la asistencia al logos de nuestro planeta para que entren a «barrer» y limpiar el «polvo» y reconfigurar la zona. Algo así cómo cuando has hecho obras en casa y está todo lleno de serrín, de polvo, de pintura por el suelo y de trozos de escayola que se te ha caído del techo mientras lo cambiabas, y, entonces, contratas a otra empresa que viene con unos cuantos operarios a limpiar todo y dejarlo todo «bonito» y en orden.

En este caso, pues entran decenas de grupos que, podríamos decir, forman parte de los «elementales de la naturaleza», en cientos de modalidades diferentes y capacidades distintas, y que empiezan a limpiar energéticamente ese entorno de todo lo que quede en este. Desde egregores y acumulaciones energéticas de la propia humanidad que ahí reside, hasta remanentes de las estructuras que los grupos solares han desmontado y sacado del lugar, hasta procesos de la propia realidad planetaria que había que regenerar o sanar, etc.

Cuando eso sucede, en general, la gente que vive en la zona o pasa por ahí suele notar esa mejoría energética, igual no puedes decir porqué o cómo, qué ha pasado o qué ha cambiado, pero algo hay «diferente», aunque sea la misma calle de siempre o el mismo puente, edificio o bloque de toda la vida. Como esto se tiene que hacer por cientos de millones de veces por todo el planeta, no es de extrañar que esta limpieza y regeneración planetaria pueda durar siglos a nuestra percepción temporal, pero ya llevan un par de años a destajo por todos los rincones de la Tierra y así se va a seguir hasta completar la limpieza profunda de todo el planeta.

El impacto en nuestra realidad personal

En general, a nivel humano, no hay un impacto especialmente directo sobre la vida de cada uno de nosotros, pero sí que lo hay indirectamente. No solo porque aparente haber muchas más obras por todos lados, que también, sino porque, a medida que cada partícula de energía se limpia, y cada zona se regenera un poquito, también la densidad planetaria global cambia, a mejor, un poquito menos denso cada día, aunque sea algo tan infinitesimal a nivel macro planetario que ninguno de nosotros lo podamos notar en nuestro día a día.

Sin embargo, se notará, echando la vista atrás de aquí a unos años vamos a percibir lugares que están más limpios energéticamente de lo que recordábamos o sentíamos que estaban cuando pasábamos por ahí, y vamos a ir sintiendo, de nuevo, super poco a poco pero sin pausa, que el planeta está un poquito más sano y más regenerado a muchos niveles.

Espero que lo podamos notar en bosques más vivos y con más fuerza y chi, y en ciudades menos densas y más «vivibles», en zonas donde uno se siente mejor simplemente por estar ahí cuando antes uno sentía rechazo solo de acercarse, y en un ecosistema natural que se vaya regenerando y recuperando la vida y fortaleza que le corresponde.

 

un saludo,
David Topí

¿Nueva/o en el blog? | Glosario | Origen de la información 


Profundiza en este tema y amplia tu conocimiento sobre los diferentes aspectos “del mundo que no vemos”