Artículos y publicaciones

Estructura de la comunicación entre cuerpos sutiles

Ya habéis visto aquellos que estáis cursando el segundo nivel de DM y SE que cuando buscamos el origen de un bloqueo o problema energético cogemos la tabla 9 o la tabla 8 y localizamos en que parte se encuentra la acumulación principal de la energía de ese bloqueo. También hemos explicado en el material del curso que para que un problema termine afectando a nivel físico, tiene que haber nacido, en casi todos los casos, a nivel etérico, emocional, mental, causal o incluso álmico.

Entonces, si una disfunción energética nace en el cuerpo mental o causal, ¿cómo termina afectando realmente al físico o causando un problema en el etérico? ¿Por dónde «circula» el bloqueo para pasar de un cuerpo a otro? ¿Cómo se influencian estos cuerpos entre sí y porqué lo que sucede en el emocional no se queda en el emocional?

La respuesta está en unos finos hilos de energía que conectan todos los cuerpos entre sí, además del que ya conocemos como el cordón dorado o el cordón de plata que vemos en el nivel 2. Estos hilos energéticos son miles, y nacen de las terminaciones nerviosas del cuerpo físico- energético para enhebrar y conectar con las terminaciones energéticas del etérico. Del etérico nacen otros miles de pequeños filamentos que entrelazan con el emocional y el mental simultáneamente. Del emocional nacen otros pero de forma mucho menos estructurada (el cuerpo emocional es amorfo, no tiene estructura sino que se percibe como «nubes» de energía flotando alrededor de la persona) y del mental lo mismo hacia el emocional y hacia el causal. Es decir, todos los cuerpos están entrelazados entre sí por minúsculos filamentos pero que llevan toda la información de un cuerpo a otro.

¿Para qué sirve este sistema de información y conexión?

Principalmente para la coordinación de todos los cuerpos entre sí por el alma y por la consciencia de cada cuerpo, así como por la consciencia principal de cada uno que se encuentra ubicada en el cuerpo mental, en la parte que llamamos la esfera de consciencia (lo estudiamos a fondo en el primer nivel cuando hemos hablado de los átomos simiente). Por lo tanto, a medida que todos los cuerpos se comunican el estado de sus funciones entre sí a través de estos filamentos, coordinados por los átomos simiente y gestionados en su totalidad por el alma, el flujo de «datos» por un lado, y todo tipo de energías «nocivas» por otro también circulan entre nuestros cuerpos sutiles.

Esto hace que una carga negativa muy grande en el cuerpo emocional termine traspasando al etérico sin ninguna duda con el tiempo, y esa carga, de la que una parte se queda repartida por el etérico, termina en el cuerpo físico y sus envoltorios energéticos. Por lo tanto, no todos los problemas mentales o emocionales, causales o álmicos terminan causando enfermedad física, muchos de estos bloqueos se van quedando estancados en los diferentes cuerpos en los que se reparte la carga energética, pero sí que es cierto que una gran parte de lo que el cuerpo físico manifiesta, ha venido o viene desde los cuerpos superiores en casi todos los casos, como podéis ver en los diagnósticos que hacemos.

Para reducir este traspaso entre cuerpos de cargas y partículas negativas, que al fin y al cabo son las que forman todos los bloqueos que tenemos, desde traumas y fobias, hasta emociones atrapadas, creencias limitadoras, maldiciones y el resto de disfunciones que conocéis del curso, podemos pedirle a nuestro YS que refuerce estos «filamentos» para que «restrinjan» en cierta forma los paquetes energéticos que no llevan datos o información de mantenimiento del sistema energético, sino solo «flujos de energía» que se cuelan de un cuerpo a otro sin que sea positivo para nosotros que así se produzca.

Para ello, podéis hacer esta petición a vuestro YS, de manera que vuestro campo y estructura energética se vea reforzada todo lo posible y se limite algo mas (no será 100% estanco o filtrado) todo lo que nos causa problemas en un parte habiéndose originado en otra. Esto no quiere decir que no tengamos que eliminar el problema en el cuerpo mental o donde esté, lo que quiere decir es que vamos a intentar que no afecte al físico, que es lo que más nos cuesta sanar, ya que cuanto más se compacta la energía y más densa se hace, más intensidad y dificultad tendremos para disolver este bloqueo.
La petición que podéis hacer como parte de vuestra rutina de auto sanación es la siguiente:

«Solicito a mi Yo Superior y doy permiso permanente para que refuerce y recodifique los códigos de funcionamiento de los hilos y filamentos que interconectan todos mis cuerpos sutiles, frenando y filtrando todo lo posible los flujos energéticos nocivos y no alineados con mi bien mayor que circulan entre mi estructura energética y los diferentes cuerpos y vehículos que me forman. Solicito y doy permiso para reajustar y frenar los intercambios energéticos de toda mi estructura impidiendo en la medida de lo posible y sin causar mayores alteraciones en mi funcionamiento el traspaso de energías nocivas de un cuerpo a otro. Gracias.»

Esto os permitirá, con el tiempo, disminuir el efecto en el cuerpo material de cualquier cosa que se genere a nivel superior, mientras seguimos sanando y eliminando esos bloqueos en origen de forma mucho más fácil y efectiva que si ya están manifestados como enfermedades, problemas físicos o malestar a nivel fisiológico.

David Topí

error: