Por David Topí - 24 - marzo - 2010 8:38 am

No aceptes opiniones negativas de otros sobre ti

Hay veces en que los demás sueltan sus opiniones negativas acerca de nosotros (sobre todo cuando la confianza es alta), y nosotros, conscientemente o inconscientemente, aceptamos esas opiniones como válidas. Suele pasar que igual estás pasando un periodo sintiéndote de tal o cual forma, y que la imagen que damos sea un reflejo de esa situación, haciendo a su vez que otros se creen una percepción irreal y nos la transmitan de vuelta. No hay nada malo o negativo especial en estas situaciones tan corrientes, lo malo es cuando esas “opiniones negativas” se transforman en pensamientos reales que nos tragamos y que se “anclan” a nuestra aura.

El poder de la mente

Nuestra mente es una máquina fantástica de crear cosas a través de nuestros pensamientos. Si imaginamos nuestros pensamientos como plastelina, podemos visualizar, como, dirigiendo un pensamiento negativo hacia el aura o cuerpos sutiles de otra persona, ese pensamiento puede quedarse “pegado” en ella. Para que esto ocurra deben suceder varias cosas, 1) que ese pensamiento realmente tenga una carga energética suficiente, 2) que este mantenido en el tiempo, y 3) que nosotros lo aceptemos.

Si por cualquier motivo, de repente, todo tu entorno empieza a pensar en ti como alguien “torpe” (por decir algo, aunque tu no lo seas), la imagen que todos aquellos que te rodean proyectan sobre ti va a crear un “pegote” en tu aura que va a transmitir a todo aquel se que cruce contigo esa sensación de que eres una persona torpe. Claro que este pegote solo se habrá quedado enganchado si tu le has dado permiso (la mayoría de veces de forma inconsciente), pues quizás en los últimos días se te han roto varias cosas, o lo que sea, y de alguna forma, has aceptado al oír esa opinión que quizás si que eres algo torpe.

La ley de la Atracción en marcha

Al haberte creído que eres torpe y el tener ahora ese “parche” energético que no has creado tu, sino los otros, pero que tu has dado como bueno, tu energía empezará a transmitir hacia el exterior la señal de que “eres torpe”, pues esa nueva vibración ya es parte de tu sistema energético, de tu aura, y se une a todo aquello que radias hacia el mundo. Recuerda que tu realidad exterior depende de tu realidad interior, así que ahora simplemente le estás diciendo a todo el universo que tu, en tu interior, eres alguien torpe.

Atrayendo las situaciones que lo confirmen

A partir de aquí es pura ley de la Atracción en marcha. Aquello que emites atrae situaciones de idéntica frecuencia vibratoria y patrón energético, así que básicamente has completado el círculo. Algo que a priori tu no eras, sino que fue creado artificialmente por las opiniones de los demás sobre ti, pero que tu diste por válidas, se ha convertido en un componente muy real de tu campo energético y ahora te ves envuelto en un montón de historias en las que el componente básico es que sigues siendo torpe, lo cual, validará la imagen que los demás tienen de ti,  y reforzará tu propia opinión de ti mismo. El circulo está completo.

Eliminando patrones energéticos negativos

Pero así como es fácil que estos patrones energéticos terminen enganchados a nuestra estructura energética porque otros los han creado proyectándolos sobre nosotros, es igual de fácil eliminarlos cuando dejamos de creer en ellos. Recuerda que tu eres lo que tu crees que eres, así que en el momento en el que dejes de alimentar energéticamente ese tipo de pensamiento, este pierde todo su poder y se disipa. Lo malo en la mayoría de los casos es que no nos damos cuenta, y nos pasamos media vida pensando que somos de una forma “X” porque siempre nos ocurren cosas que lo validan, cuando en realidad el detonante no ha tenido porque ser una situación o característica real tuya.

Mi ejemplo personal

Recientemente me he dado cuenta que había dos “pegotes” enormes que hablaban de “duda de mi mismo”.  Sin entrar en muchos detalles, básicamente el problema venia a ser el no estar nunca seguro si lo que hacia estaba bien hecho. El detonante no lo conozco, pero ha podido ser una o varias situaciones creadas a lo largo de los años en las cuales he permitido que se dudara de lo que había hecho o lo que hacía, y me he “tragado” el que quizás no lo estaba haciendo correctamente.  El haber sido consciente de estos “parches” y haberlos eliminado, me ha dado una sensación de alivio y libertad enorme, pues yo no me percibo como una persona dubitativa, y parece que he dejado de proyectar esa imagen a cierto nivel.

Echa un vistazo a la imagen que proyectas o lo que crees que los demás ven en ti y pregúntate si realmente eres así, porque en caso contrario, probablemente tengas pegado una forma energética que no es tuya y que no te hace ningún bien.