Por David Topí - 17 - febrero - 2011 12:50 pm

Mecánica del proceso de transmutación de la energía

Tras el último post sobre Canales de Manifestación, recibí varias preguntas sobre como mejorar ese proceso en su totalidad, para que existan los menos obstáculos posibles a la transmutación de cualquier tipo de energía (abundancia, amor, etc.) en su contrapartida material (dinero, una pareja, etc.). El proceso es simple y complicado a la vez, y consta principalmente de cuatro pasos. Esta entrada será larga, así que espero que tengas un buen café a mano para leerla con calma :—)

Paso 1- Sintonizando la energía infinita

Todo lo que existe es energía, esta energía son “ondas” que nosotros “sintonizamos”. La energía del amor es una “onda” con una frecuencia concreta, la energía de la abundancia es otra “onda” con otra frecuencia concreta. Son energías genéricas, abstractas, universales, infinitas, están en todos lados y no desparecen nunca. Tienen mas o menos esta pinta (A representa un tipo de energía, D otro, C otro, etc.). Están mezcladas, superpuestas entre si, pero al tener diferentes frecuencias no se “molestan” las unas a las otras.

KraepelinWaves Para poder manifestar la contrapartida “física” de lo que estas energías universales representan, debemos transmutarlas a nuestro plano frecuencial. La transmutación se hace en nosotros mismos, siendo nuestro ADN las “antenas” que sintonizan cual radio estas ondas. Las hélices del ADN “recogen” estas frecuencias y las introducen en nuestro sistema energético.

 

 

Paso 2- Primera transmutación energética- Chakras

La energía que nuestro cuerpo a través del ADN recoge se canaliza a través del chakra correspondiente, por ejemplo, las ondas que correspondan al amor serán metabolizadas en el cuarto chakra, las energías de la abundancia son metabolizadas en el primer chakra.

image0001

Paso 3- Conversión de la energía del chakra hacia el cuerpo emocional

Una vez el chakra correspondiente ha procesado la energía recibida, es como si la hubiéramos reducido y adaptado a la frecuencia de nuestra “realidad” para que pueda interactuar con el mundo en el que vivimos. A partir de aquí, esta energía se incorpora a nuestro sistema energético, y se convierte en una de las frecuencias que emitimos al exterior a través de nuestro cuerpo emocional, en lo que podríamos llamar “ondas-imán” pues a partir de ahora, todo aquello que estemos emitiendo empezará a atraer aquello que resuene a su misma frecuencia.

image0002

Este es el momento en el que esa energía “universal” genérica está ya incorporada a nosotros y empezamos a emitir aquella “señal” que funcionará como imán para aquellos elementos en nuestra realidad que concuerden con ella.

 

 

 

 

 

 

Paso 4- Canales de Manifestación

No es sin embargo hasta que esa energía que hemos atraído hacia nosotros es transmutada una vez mas o canalizada a través de los canales de manifestación que vemos el resultado físico de esta “creación” de nuestra realidad. Para la energía de la abundancia los canales de manifestación ya los vimos, una tienda, una web online, un sistema de recepción de pagos, una nomina a final de mes (poco flexible, pero canal al fin y al cabo), etc. Para la energía del amor, un canal de manifestación puede ser una reunión, un club de encuentro, una cita, etc. Solo cuando existe una forma “física” de que las energías transmutadas lleguen materialmente a nosotros, podremos percibir el resultado de nuestra “creación”.

Peso de cada parte del proceso

Sin embargo, no todos estos pasos cuentan lo mismo o son tan importantes, algo que incluso a mi me ha sorprendido comprobar cuando he tratado de ponerles ciertos porcentajes. Así, la importancia de cada uno de estos pasos sería mas o menos esta:

  • Paso 1- 1% de peso en el total del proceso de manifestación
  • Paso 2- 27% de peso en el total del proceso
  • Paso 3- 11 % de peso
  • Paso 4- 61% de peso

Como veis, el canal de manifestación es el punto más importante para poder llegar a ver manifestado aquello que deseamos. ¿Porque? Porque es donde se transmutan realmente las energías en cosas “tangibles” para nosotros. En el primer paso, simplemente nos sintonizamos a esa abundancia o amor infinito, lo hacemos de forma natural y no requiere demasiado esfuerzo ya que nuestros “receptores” están programados para “leer” la realidad de ahí fuera, sea la que sea, por lo tanto, estamos siempre conectados a todas estas energías infinitas.

El paso 2 es muy importante, pues depende de este punto que estas “ondas” de elevada frecuencia se empiecen a convertir en algo que nosotros podamos manejar. La manipulación en el chakra correspondiente de una u otra energía es lo que determina que cantidad y calidad de “ondas” vamos a enviar nosotros hacia nuestra realidad para que atraigan a lo que se asemeje frecuencialmente a ellas.

El paso 3 aunque importante, depende simplemente de tener un cuerpo emocional limpio y sano para que aquella energía que nos llegue del chakra, la emitamos sin contaminar y sin restricciones al exterior.

El paso 4, finalmente, es el que realiza todo el trabajo de conversión de algo intangible (energías) en algo tangible (dinero, una relación, una buena salud, etc.).

Mejora y Optimización de Cada paso

Para poder optimizar cada paso es evidente que debemos trabajar a muchos niveles. El primer paso se mejora a través de la intención consciente de sintonizar “mas cantidad” de energía, o usando símbolos de poder para ello (como los que vimos en esta entrada). El segundo paso se trabaja limpiando a fondo los chakras y se pueden usar gemas y minerales para ma
ntenerlos sanos. El tercero se trabaja con cualquier terapia que elimine residuos en el cuerpo emocional y el cuarto paso es en el que debemos ponernos en “acción” para crear las estructuras físicas que nos permitan materializar la energía que estamos atrayendo.

Un ejemplo práctico

Imaginaros que nuestro sistema energético está al 3% de su potencial en el primer paso (solo sintonizamos un 3% de lo que podríamos sintonizar), a un 47% en su segundo paso (solo metabolizamos la mitad de lo que podríamos), a un 13% en el tercer paso (emitimos una señal que esta solo al 13% de su potencia) y nuestro canal de manifestación solo está siendo explotado al 11%. Los números son reales de un ejercicio que hice yo mismo hace varios meses.

Si trabajamos con 10.000 unidades de la energía que sea, en el primer paso solo 300 serian recogidas por mi ADN, de estas 300, solo 141 serian transmutadas por mi chakra, de esas 141 solo 19 serian emitidas por mi cuerpo emocional hacia el exterior,  y de esas solo 2 se verían transformadas en algo “real” en mi vida a través de mis canales de manifestación. Como podéis ver, y os aseguro que la mayoría estamos en estos números, hay un abismo entre lo que realmente podemos generar y lo que realmente manifestamos.

Así que ahora pues ya sabéis, se puede ahondar muchísimo en cada paso y trabajarlos a fondo, para incrementar nuestro potencial y crear lo que queremos en cualquier área que queramos, por que aunque trabajemos muy bien un aspecto, si cualquier otro del proceso está bloqueado o no optimizado, actúa como cuello de botella y no nos servirá de nada.