Por David Topí - 26 - diciembre - 2009 2:54 pm

Lista de objetivos para el nuevo año

Espero que estéis todos pasando unas estupendas fiestas estos días. Como siempre pasa, muchos de nosotros aprovechamos los últimos coletazos del año para echar un vistazo a aquello que hemos hecho, cómo nos han ido los proyectos que emprendimos, que ha pasado con los objetivos que nos propusimos el Enero pasado, etc, y como no, toca volver a planificar que esperamos del nuevo año.

Aquello que se quedó a medias, aquello que está en camino, aquello que nos hace ilusión y que nunca se materializó, aquello que de repente nos apetece hacer y nunca nos habíamos planteado que podíamos hacerlo, etc. Aprovechad estos días para echar la vista hacia el futuro, hacia los próximos doce meses. Piensa, ¿cómo te gustaría que fueran? Imagínate que ya estamos de nuevo en las Navidades del año que viene (lo siento por los que estáis hartos de comilonas), y observa, ¿cómo te fue el año? ¿Qué hiciste? ¿Qué conseguiste?

Planteando nuestros objetivos

Este puede ser un magnífico año para ti, puedes ver realizados muchos de tus sueños y esperanzas, así que no dejes de pasar la ocasión de ponerlas por escrito, hazte como siempre la lista de esas cosas importantes que deseas atraer hacía ti en los próximos doce meses, créate si lo deseas un tablón de sueños, con imágenes, de forma que cada día te recuerdes a ti mismo que has decidido que este va  a ser uno de los mejores años de tu vida porque van a cumplirse todos esos proyectos que tienes ahí en la lista esperando a convertirse en realidad.

Tus sueños pueden ser sueños para ti, pero tu mente no distingue entre la realidad de “ahí fuera”, y su realidad de “aquí dentro”, así que puede hacer que tanto una cosa como la otra se convierta en aquello que has de vivir. Recuerda que has de soñar alto, pensar a lo grande y planificar ambiciosamente, sino, el “universo” no podrá conspirar para darte toda la abundancia, el amor, la felicidad, la salud y el bienestar que te mereces. ¿Porqué conformarnos con poco si por derecho propio podemos aspirar a mucho?