Por David Topí - 10 - octubre - 2017 11:46 am

Incrementando los esfuerzos para salir de la línea temporal #33

Toxic_World

Seguimos dando pautas sobre los movimientos de las líneas temporales, ya que estamos en unas semanas tan críticas que todo lo que podamos soltar y eliminar, que nos facilite la sintonización con la línea temporal #42 es poco. Aunque visto desde un punto de vista humano, el hecho de que tengamos algún tiempo antes de que se terminen de separar las líneas lo bastante como para que sea muy complicado movernos luego de una a otra, desde un punto de vista de aquellos que nos asisten estamos a un parpadeo de empezar a ver una separación mayor que hasta ahora de las realidades, donde, insistimos, como hemos dicho en anteriores artículos, no es una separación física, de momento, sino energética, donde unos van por un lado y viviendo unas experiencias que, en algún momento, les llevarán hacia un tipo de realidad, y otros están, se mantienen y van, hacia unas experiencias que les llevan a una realidad global mucho más compleja, negativa y complicada.

Se hace difícil escribir esto, ya que incluso cuando lo explicas, como en varios cursos estas semanas atrás he intentado hacerlo, a todos nos asaltan mil dudas, miedos y preguntas para las que difícilmente tenemos respuestas. ¿Qué pasará cuando ya no haya pasarelas energéticas de cruce entre líneas? Sabemos que, durante los próximos meses aun habrá puentes suficientes, que es fácil cambiar de carril, pero luego cada vez hay menos y menos posibilidades, porque las carreteras que nos llevan cada vez se separan más y más. Y sabemos que, quizás, en algunos años, no habrá ya ni un solo punto de cruce entre ambas líneas temporales.

es_thumb

Así que, más que elucubrar y agitarnos ante acontecimientos que aun no han llegado a nosotros en nuestro tiempo lineal, vamos a seguir poniendo esfuerzo para hacer lo que podemos hacer en estos momentos, que es ayudar a mover al máximo de personas que estén listas para ello, a la línea que facilitará los procesos evolutivos y el avance a la humanidad, o a la parte de la misma que llegue a hacer el trabajo que hay que hacer sin dilación.

Peticiones genéricas

Así como habíamos hablado en el artículo anterior sobre uno de los anclajes más importantes que todos tenemos, que es el miedo a dejar atrás a otras personas, que viene asociado al miedo a quedarnos solos, y que ya hemos explicado cómo desprogramar, vamos a incluir, ahora también, una petición genérica, a nuestro Yo Superior, para ir eliminando otros anclajes, enganches y conexiones que nos atan a la línea #33 y nos impiden sintonizarnos con la #42. Esta petición que os pongo es muy genérica, y podéis adaptar las palabras a vuestra interpretación. Es como quitar un poco todo lo que es más superficial en una primera instancia, para facilitar que podamos luego ir entrando en detalles, como los programas de miedo a dejar a otros que hemos comentado, y que iremos dando en sucesivos artículos. Así, una forma de empezar a soltarnos algunas cosas de encima es una petición consciente a nuestro YS del tipo:

Elimina todo lo impide que me ancle y sintonice permanentemente y al 100% con la línea temporal #42, y lo que facilita o permite que se me pueda conectar o sintonizar con la línea #33.

Este tipo de petición, usada continuamente, según nos vayamos sintiendo y según veamos que efectos tiene en nosotros, irá aligerando parte de lo que resuena en nuestro sistema energético y multidimensional con una línea, y lo que nos impide conectarnos con la otra. Cuando digo continuamente, me refiero continuamente, durante meses, al menos hasta que tengáis el 100% de certeza que el 100% de toda vuestra estructura multidimensional está ya en el agua (#42), y no hay una parte vuestra en el aceite (#33).

Movimientos del “otro lado”

¿Porqué este tono de “prisa” que imbuye la energía de este artículo? Pues porque como no podía ser menos, aquellos que controlan el planeta están haciendo todo lo posible para evitar que nadie se vaya a la línea 42, donde ellos, dentro de algún tiempo, ya no podrán llegar de ninguna de las maneras, de ahí que, los esfuerzos por mantener al máximo de personas en la línea 33, que es la que controlan (razas en control y “élites” en el poder), esté dando paso a una contraofensiva brutal que no sabemos cómo puede acabar (pero que se va a intentar frenar). Aquellos que nos asisten están dispuestos a mantener el blindaje, protección y los puentes de paso entre líneas, y reducir las intenciones del sistema de control, pero aun así, hay que moverse por uno mismo con ayuda y asistencia de nosotros mismos, a nivel de nuestro ser o YS, para que podamos pensar en seguir adelante.

El siguiente párrafo está extraído de un paquete de datos recibido de aquellos que forman parte de esa “coalición” pro humanidad, el pasado sábado noche.

“Le preguntamos qué porque destruirían [las razas en control] aquello que les sirve como recurso, como nutrición, como base operativa. Dice que tienen ya otros viveros en el universo. Le preguntamos si este les incomoda, y dice que desde el principio y que solo somos alimento. Dice que el alimento que somos está contaminado, el alimento es tóxico incluso para ellos. Le respondo que algunas razas se nutren de energía negativa. Responde que esas razas son drogadictos de energía negativa, que demasiada energía negativa es también malo para ellos, pero no les importa.”

Aunque no he puesto toda la conversación, lo que nos quieren venir a decir, aquellos que ven el panorama desde fuera, es que ha llegado un momento en el que tanta energía negativa también hace daño, incluso a las razas que nos crearon, que nos controlan y que se nutren de la misma, y que, estas, están buscando una solución para quitarse de encima este “vivero tóxico”, intentando que no escape ningún ser humano hacia ningún nivel donde ya no pueda ser alcanzado, frecuencialmente hablando.

Ya es demasiado, nos decían, es tan tóxica y nociva la acumulación “etérica” que rodea el planeta, incluso para ellos, de todo lo que se ha ido acumulando en la Tierra que es como que, debido a que se alimentan de energía cada vez más y más negativa, vas perdiendo fuerza y vitalidad por ello. Como comer cada día en un McDonald y hacerte adicto a ello por los aditivos que tiene, sabiendo que te está haciendo estar cada vez peor, pues algo así les está pasando, aunque añadían, no les importa.

Por otro lado, como no se puede permitir que la Tierra sea un contaminador para el resto del sistema solar y el sistema de Alción al que pertenecemos, no se puede sacar esta energía de aquí, y por lo tanto, todo se acumula en la Tierra, todo se queda en la Tierra, todo se almacena en la Tierra, y es brutal la concentración de energía negra y sucia que rodea el planeta en estos momentos.

Esto es debido a que todo nuestro sistema solar pertenece a un conjunto mayor que está regido por la estrella o sol central de la constelación que llamamos Pléyades, y que llamamos Alcione. Todo funciona por ciclos, y todo funciona por jerarquías. El sistema al que pertenecemos tiene lazos, conexiones y está ubicado en una de las bandas de la estructura de este otro subconjunto estelar mayor. Como analogía, de nuevo, podéis visualizarlo como un átomo donde uno de los electrones cambia su carga, se desestabiliza, eleva y baja constantemente su energía, afecta a los otros átomos de su órbita y a veces se ralentiza respecto a la velocidad que necesita. Esto causa alteraciones no visibles para nosotros, pero si para todo el resto del conjunto, que han de ajustar y parametrizar constantemente los escudos, campos energéticos, líneas de fuerza, etc., etc. en todo el subconjunto solar mayor al que pertenecemos, por no hablar del resto de esferas planetarias del mismo sistema que también son parcialmente influenciadas. Aunque aquellos en control de esas esferas planetarias ya toman las precauciones necesarias para que el sistema de vida en la Tierra no afecte mucho a sus propios procesos evolutivos, es inevitable que los vaivenes a los que estamos sometidos no les afecten, y por eso no se puede permitir que la carga energética de la Tierra salga de aquí, para minimizar los daños colaterales.

Bien, visto este escenario y visto los movimientos de uno y otro bando, a los que estamos en medio no nos queda más remedio que actuar en lo que si que depende de nosotros, que sigue siendo al trabajo individual para salir del bucle de la 33 que nos lleva a que el “vivero” de energía esté cada vez peor.

Que frenen que nos desconectemos de esta línea no ha de impedir que lo consigamos, mientras esperamos los movimientos que ambas partes vayan realizando, unos para asistir en el proceso, otros para neutralizar que se lleve a cabo.

un abrazo,
David Topí

p.d Si te apetece comentar el artículo, pásate por Facebook  para unirte a la conversación.

Enlaces directos