Por David Topí - 15 - noviembre - 2017 11:46 am

Desprogramando el miedo a perder el control

signs

Continuamos con el trabajo preparatorio para los cambios de línea temporal de los que venimos hablando desde hace tiempo en el blog y que, a riesgo de parecer que no vamos a tocar otros temas nunca más, no es sino por la importancia que tiene, aunque ahora no se sepa ver, este momento crítico en el que nos encontramos.

Una profunda trama de programas a eliminar

La programación que el ser humano ha recibido desde que fue creado es de una complejidad y profundidad inimaginable, ya que nuestra raza fue concebida y manipulada para servir y ser recursos de otras, que poseen tecnología y  conocimiento para ello, pero, en vez de convertirlo en un sistema abierto de gestión, donde fuera claramente visible la situación y el estatus en el que nos encontramos, fue manipulada la psique de todos aquellos recién creados homo sapiens sapiens para que este nunca pudiera darse cuenta de la verdad, y por lo tanto, nunca buscara, preguntara, se interesara o tuviera manera de conocer lo que era, para lo que fue creado y como ha sido programado.

Puesto que las películas a veces, nos dan muy buenas analogías para entender estas situaciones, no tenéis mas que volver a ver, si os apetece, la película The Matrix y entenderéis, con otra visión, que la programación y bloqueos insertados y colocados en las esferas mentales, en el cuerpo mental y en la esfera de consciencia hacen que solo percibamos aquello que se quiere que se perciba y nada más.

En contrapartida, los niveles más altos de cada uno de nosotros quieren todo lo contrario, despertarnos, sacudirnos de la inconsciencia, abrirnos los ojos, hacer que avancemos y salgamos de este estado, y, ahora mismo, la única forma es soltar lastre, quitando programación a un ritmo adecuado para no causar ningún “shock” en nuestra personalidad, y confiar en que el trabajo que estamos haciendo nos lleve a buen puerto, y nos permita movernos a la línea temporal que sigue marcando la senda del crecimiento evolutivo, en contrapartida con la línea temporal que marca el final y estancamiento del mismo.

Un escenario autogenerado por nosotros mismos

¿Es justo que esto sea así? ¿Es justo que ahora se separen los escenarios y que uno tire hacia lo “positivo” y el otro hacia lo “negativo” y que, de la misma manera, se separe a la humanidad? No es correcto usar estos términos para ello, porque nada es justo o nada deja de serlo en términos energéticos. Estos macro escenarios han sido manifestados por la propia humanidad, polarizando las situaciones, eventos, energías, etc., que hemos generado, hacia dos extremos, y todo lo que cae en un extremo energéticamente hablando ha colapsado en un escenario y línea temporal, la #33 y nadie más que la propia humanidad y sus captores o “gestionadores” han tenido culpa de ello, y otro extremo se ha ido hacia el otro escenario “evolutivo”, y nadie más que la humanidad y los que han trabajado por el mismo han tenido la culpa de ello.

Esto quiere decir que aquello que ahora nos encontramos manifestado no es porque haya malos y buenos, o porque haya personas que no se merezcan más oportunidades o más tiempo, sino porque así lo hemos decidido en conjunto, a nivel macro, por nuestras acciones, inconsciencia, pereza, no darnos cuenta, ignorancia, etc., de la cual, en parte tenemos culpa y en parte no. Desde que fuimos creados se nos inoculó el programa de confusión, que ya hemos explicado como quitar, se nos inoculo el programa de ofuscación, que también hemos quitado, se nos ha programado para ser dependientes de la inteligencia artificial que controla el planeta, que ya también debería estar fuera, se nos ha usado como pilas para generar los eventos que nos mantienen dormidos, y que también hemos dicho como solucionar, y finalmente hemos dado las pautas para ir trabajando con nuestro Yo Superior para ir haciendo el cambio de línea temporal a aquellos que deseen hacerlo, y tomar las riendas de sus propias vidas, dejando lo superfluo atrás, dándose cuenta que vivimos en un engaño, que la realidad está proyectada con un sistema de trabajo, consumo, modas, y formas de mantener al ser humano en una vorágine, sin parar, sin preocuparse de si mismo, de su desarrollo, y siempre es lo mismo, no tengo tiempo, tengo la agenda ocupada, voy hasta arriba de cosas, y ya haré el trabajo interior personal en otro momento.

Eso es básicamente lo que se percibe desde fuera, así nos lo dicen aquellos que nos asisten, y desde fuera ya han dicho: “pues ya no hay tiempo de verdad”, ahora mismo, solo hay dos opciones, quedarse en la línea 33, o moverse, y empezar a hacer lo que no hemos hecho, aunque todos tengamos múltiples razones (no estábamos preparados, no era nuestro momento, etc.) para ello, o quisiéramos tener todo bajo control constantemente en nuestra vida diaria primero, lo cual nos daba la excusa de que no podíamos enfocarnos en otra cosa.

Desprogramando la necesidad de tener el control de todo

Así que esto es lo que vamos a desprogramar hoy. El ser humano tiene un programa en varias esferas mentales que le impiden darse cuenta de cómo todo fluye armoniosamente, y de como diferentes niveles de su mente y de su estructura tienen responsabilidades que podrían tomar, para dejar a la mente consciente más relajada, libre y pendiente de otras cosas. Se nos ha ocultado que no es necesario tener el control de todo, o querer tenerlo, y aunque esto suene un poco raro y genérico, hay un programa en nosotros que nos incita a no ser capaces, al menos a la mayoría de la población, a confiar en que todo está bien como está, que hay una razón para todo, y que hay otros mecanismos de nuestra mente y de otros niveles que se encargan de gestionar muchas de las cosas que la mente consciente quiere gestionar y que no tendría porque hacerlo.

Esto viene a ser, dicho con otras palabras, la necesidad de tener todo bajo control y que no se escape ningún elemento de mi realidad, la necesidad de querer mantener todo bajo el radar consciente, de no permitir que las cosas vayan al ritmo que tienen que ir para que no se me vayan de las manos y de no confiar en que otros niveles del ser humano, empezando por nuestro YS, nuestro espíritu, nuestra alma y niveles más profundos de la mente, controlan todo lo necesario para que el trocito de personalidad que está al mando de la gestión del día a día no necesite hacerlo.

Una creencia puesta para desconectarnos de nuestro YS

Este programa, la creencia de que tenemos que tener todo bajo control, fue puesto en nosotros para poder desconectarnos de la certeza de que otras partes de nosotros mismos velaban por ello, es decir, para hacernos creer, entre otras cosas, que si la parte consciente del ser humano no estaba por la labor de cuidarse a si mismo y velar por su realidad material, no habría nada que lo hiciera, con lo cual ocultaron la creencia de que otros niveles de nosotros mismos, nuestro YS el primero de ellos, vela por nosotros día y noche para que esto no sea así. Es como si a un niño le haces creer que sus padres no van a estar cuidándolo, y el niño, que no tiene capacidad ni visión ni conocimiento para valerse por si mismo en muchas áreas y necesidades, entonces se viera con la creencia impuesta a nivel subconsciente, inconsciente, etc., de que nadie vela por él, teniendo un estrés no detectado permanente por tener que estar atento a todo, no dejar nada al azar, no permitir que nada escape de su percepción por miedo a que le pase algo, no consiga lo que necesita, etc.

Cuando confías en que tu YS, tu espíritu, alma, etc., etc., están velando porque todo el conjunto esté siempre lo mejor posible, estamos tranquilos y con mayor paz interior, porque en un mundo que es pura ilusión, pura proyección holocuántica, hay partes de nosotros que lo tienen todo controlado, y así, el niño se levanta tranquilo sabiendo que podrá desayunar porque alguien se ha encargado de hacer la compra, que podrá vestirse porque hay ropa en el armario aunque no sepa de donde ha salido, etc. Espero que se entienda la analogía.

Así, lo que vamos quitar a continuación es la necesidad de tener todo bajo control consciente, para permitir que cada parte de nosotros haga su trabajo, y, a quién le asuste esta desprogramación, temiendo que entonces va a dejar de ser más eficaz o va a olvidarse de cosas, o va a dejar de ser tan proactivo, que no tema, pues quitaremos también esos miedos que no tienen razón de ser.

La petición a nuestro YS es la siguiente:

Solicito que se elimine la creencia y la ilusión de que debo tener todo bajo control de mi mente consciente, permitiendo a todos los niveles de mi mismo y a mi YS recuperar las funciones que tiene por diseño y naturaleza, desarrollando y potenciando los mecanismos internos que poseo para que la gestión de mi realidad se haga de la forma más adecuada, en armonía y alineada con mi bien mayor en cada momento. Solicito que se eliminen todos los miedos, resistencias y creencias limitadoras que impiden que se ejecute lo anterior, permitiendo a mis capacidades y potenciales para ello ser activados y manifestados en el grado más adecuado para mi en estos momentos.

Confió en que os sea útil.

un abrazo,
David Topí

p.d Si te apetece comentar el artículo, pásate por Facebook  para unirte a la conversación.

Enlaces directos